Una guerra en Internet: SEO negativo y Disavow Tool

instrucciones para utilizar disavow tool

La soledad y la frustración me llevaron a habitar durante un tiempo el mundo de Internet. Aquello se convirtió en costumbre y puede decirse que una parte del día la paso aquí dentro. En ningún caso la intención es comunicativa: no suelo hablar con nadie (en el pasado me encantaba el Messenger), y sí navego, investigo y espío. Hace unos meses decidí instruirme en los rudimentos de las páginas webs. También empecé a estudiar el funcionamiento del buscador Google y de aquellas disciplinas conocidas bajo el nombre de “SEO” (Search Engine Optimization) y “Linkbuilding”.

Puesto que se trataba de un conocimiento eminentemente práctico, puse en marcha con un amigo una página web con la intención de posicionar algunas KW o palabras clave. Comprender el comportamiento del buscador es lo mismo que comprender a un dios salvaje que pudiera en cualquier momento tanto comerte como darte placer. Puede decirse que existen múltiples técnicas de posicionamiento, cuya elaboración parte de patrones estadísticos y debe ser revisada cada pocos meses debido a las actualizaciones del algoritmo de búsqueda.

Existen técnicas de posicionamiento White Hat (sombrero blanco), que se consideran legales y que, según se cree, gustan al buscador (por ejemplo, elaborar textos ricos en contenido, extensos, con links salientes, etc). Por otro lado, existen técnicas de posicionamiento Black Hat (sombrero negro). Estas técnicas son mucho más efectivas pero el buscador, en cada actualización, tiende a desactivarlas. Un ejemplo de ello es el GSA y el uso de Redes de blogs PBN (que trataré en otro momento). En resumen, si alguien decide arrancar un proyecto web y posicionarlo mediante técnicas black hat, debe tener en cuenta que probablemente el éxito será grande, pero breve. Quien se ciña a las técnicas white hat, por otro lado, deberá esperar un lento crecimiento, pero una seguridad constante.

Excepto si su página es atacada.

Antes de pasar a este aspecto, el núcleo del artículo, quisiera añadir que, como resulta obvio, si el posicionamiento es, en esencia, una técnica, no se puede creer la idea de que el buscador tiene como objeto ofrecer la mejor y más depurada información. Por el momento, el buscador no puede dar auténtica autoridad a los textos ricos y valiosos (que podría detectar perfectamente, por ejemplo textos académicos), puesto que su finalidad es eminentemente comercial y no informativa. El hecho de que existan disciplinas que estudian cómo adulterar de la forma que sea el posicionamiento de una página web, derrumba toda creencia en Internet como una herramienta de conocimiento, sobre todo porque quienes usan dichas técnicas son siempre y exclusivamente personas con ánimo de lucro y, en mayor medida, traficantes de spam. Nunca se ha visto, por ejemplo, a un filósofo posicionando sus artículos académicos en primera página de ningún resultado de Google. Me parece un hecho claro. Por este motivo he iniciado esta serie de artículos que tratarán de forma arbitraria y reflexiva -si es posible- los aspectos del “SEO” y el “Linkbuilding” y todas las prácticas asociadas, así como lo oculto y extraño que uno puede encontrar cuando se interna en el totémico mundo del posicionamiento. Existen manuales, foros y tutoriales en Internet que inician de forma práctica en esta disciplina. Invito a los humanistas a mostrar interés por ello como medio poderoso de divulgación del conocimiento.

Como decía antes, aunque una persona decida hacer una página web perfectamente reglada acorde con “lo que le gusta a Google”, es posible que reciba ataques externos si su éxito es notable o molesta a alguien. Tal y como existen técnicas para posicionar una página web, existen técnicas para des-posicionar una página. En términos prácticos, estamos hablando de un modus operandi caótico donde impera la ley del más fuerte. En esencia, un estado de guerra constante camuflado bajo el aspecto de un juego.

Quisiera poner un ejemplo práctico de “una guerra en Internet”. Un caso clínico.

Con mi amigo abrí una página y conseguimos posicionar varias palabras clave muy poderosas. Esto quiere decir que cuando alguien buscaba “teléfonos baratos”, nosotros aparecíamos en la primera página de resultados (se dice que el 90% de los clics se concentran en los tres primeros resultados de búsqueda, de ahí la importancia del posicionamiento cuando el factor es económico). Sin embargo, un día recibimos lo que se conoce como un ataque de SEO Negativo. Aquí se observa, en el gráfico, cómo dicho ataque mermó las visitas de la página y las dejó bajo mínimos: perdimos todas las posiciones en Google:

ataque seo negativo

Tal y como se ve en el gráfico destacado de Google Analytics, se pasó de más de 300 visitas al día a menos de 30. ¿Qué había pasado? Cualquiera que desconozca el funcionamiento del buscador podría pensar, sencillamente, que se trata de un capricho incomprensible del algoritmo. ¿Pues a quien se le ocurriría pensar que eso lo ha hecho otra persona, burlando al propio buscador -al que se le da, por cierto, el justo trato de Dios-?

Cuando una página pierde tantas posiciones nos encontramos en esencia ante dos escenarios que tienen múltiples ramificaciones: una penalización del buscador (en cuyo caso Google te avisaría), o un ataque de SEO Negativo. ¿Cómo podemos saber si estamos ante este segundo caso y cómo podemos defendernos?

En términos estrictos, lo que viene a continuación es lo que correspondería con trazar una zona de cuarentena y esperar a que una población infectada (nuestra página) se recuperara.

Cómo descubrir un ataque SEO Negativo y cómo defenderse de él

Un ataque de SEO Negativo ocurre cuando alguien dirige gran cantidad de links hacia una página de tu propiedad. Estos links suelen proceder de páginas web maliciosas y llenas de spam. De esta manera, cuando los robots rastreadores de Google examinan los enlaces que dirigen a tu página, encuentran de pronto miles de enlaces maliciosos y resuelven que la página, que antes era “buena”, ahora es un basurero de “spam”. Que otra gente enlace a nuestras webs es un factor muy importante para el posicionamiento (sobre todo si se hace adecuadamente), pero también puede utilizarse para lo contrario: para sobresaturar de enlaces malos una web y derrumbarla de las posiciones del buscador.

En este apartado incluiré explicaciones para aquellos que tengan este mismo problema. Aquellos que sólo quieran conocer el desenlace de la historia no tienen por qué prestar atención a los aspectos técnicos.

Google nos informa de todo lo que ocurre en las webs de nuestra propiedad en Search Console. Desde allí podemos examinar en profundidad los aspectos más técnicos de la web (links entrantes, rastreo, robots, etc). Cuando encontramos que una de nuestras principales páginas había desaparecido de los resultados de búsqueda, accedimos a Search Console y accedemos a “Panel de control – Tráfico de búsqueda – enlaces a tu sitio”. Allí debemos pulsar en “Más información” debajo de los “Enlaces a tu sitio” y luego descargar “enlaces más recientes”. Con este procedimiento obtendremos los últimos links que alguien nos ha puesto en el exterior de nuestra web (es decir, desde otra webs).

En nuestro caso, al descargar el archivo encontramos 1795 enlaces entrantes nuevos dirigidos a la página por la que habíamos perdido todas las posiciones en el buscador. Aquí lo vemos:

disavow tool

Podemos analizar cómo de “malo” es un enlace entrante con diferentes herramientas, tanto gratuitas como de pago (por ejemplo: Open Link Profiler o CognitiveSEO). Este radioimperio.cl era ciertamente “malo”, pues esos 1700 links entrantes habían hecho desaparecer a nuestra página del buscador.

¿Existe alguna manera de arreglarlo? ¿Podemos decirle al buscador “oye, esos links no los tengas en cuenta porque son “malos” y lo sabemos?

Aprendiendo a utilizar Disavow Tool en Search Console

Una vez se identifican los enlaces nocivos, debemos acceder a una herramienta de Google que cada vez toma más fuerza. Con la última actualización del algoritmo Panda, las penalizaciones del buscador han pasado a revisarse en tiempo real. Ahora ya no tarda meses en dar respuesta a los cambios que puedas operar, sino días, y eso también vale en el caso de la herramienta “disavow / archivos de desautorización”: en la actualidad tiene efecto a las pocas semanas.

Pero, ¿En qué consiste Disavow? Con esta herramienta le diremos al buscador: “No tengas en cuenta los links que te indique”. De esta manera, si alguien no ha atacado con SEO negativo, podemos contrarrestar el ataque en cuestión de semanas. Eso sí, como ocurre en todo combate, la recuperación no es inmediata. Hay un tiempo de convalecencia hasta que tu página, una vez operado el Disavow, vuelva a posicionarse bien. A continuación, paso a paso cómo actualizar tu archivo de desautorización.

Lo primero que tienes que hacer es acceder aquí. Pulsa en “desautorización de enlaces”. Te llevará a otra pantalla en la que hay que pulsar el mismo botón y luego se abrirá esta pantalla (en la propia imagen hay una descripción precisa de lo que es Disavow, por si no había quedado claro):

disavow-ejemplo

En la imagen que vemos, ya hay un “archivo de enlaces de desautorización” activo. Si nunca hemos utilizado Disavow, lo que tendremos que hacer es abrir el Notepad (un documento .txt al que llamaremos “disavow”) y añadir línea tras línea las URL raíz que queremos que el buscador no tenga en cuenta. De esta manera:

disavow ejemplo 2

Como vemos, es un archivo de texto normal en el que escribimos “domain:” y, sin espacio, la dirección raíz (con dirección raíz quiero decir que si el enlace viene de, por ejemplo, “redltd.co.uk/satam-alive”, nosotros sólo escribiremos “domain:redltd.co.uk”, ese es el dominio raíz). Añadiremos a esta lista todos los links que sean malignos (es importante ir con cuidado, porque si se utiliza mal disavow se pueden perder posiciones de manera más bien tonta), guardaremos el documento en nuestro ordenador y lo subiremos a Search Console por la página que teníamos abierta (captura de pantalla anterior).

Hecho esto, el buscador estudiará los casos y dejará de tener en cuenta los links que le hayas indicado. Lo ideal sería, además, que desaparecieran esos links (pues en otros servicios de análisis SEO pueden perturbar los datos y dificultar “la técnica de posicionamiento”). Pero no siempre es posible contactar con el autor, pues en Internet domina el anonimato y lo sibilino.

En la práctica, este sería un ejemplo de ataque y defensa en el terreno del posicionamiento web. Uno puede imaginarse, con lo aquí narrado, qué clase de auténticas guerras de posicionamiento (sin muertos pero con spam) realizan grandes páginas como, por ejemplo, la temida Amazon y sus rivales Ebay o AliExpress.

Lo que queda claro es que absolutamente todo lo que buscamos en Internet ha sido adulterado por fuerzas oscuras que, en el propio universo de la red, adoptan la forma prehistórica de Star Wars, las fuerzas oscuras frente a las fuerzas de la luz. Simple y diáfano en este caso. Un videojuego encubierto que seguiré analizando en otros artículos.

Nota: según Yoast SEO, este post “scores 11.3 in the Flesch Reading Ease test, wich is considered very difficult to read, Try to make shorter sentences, using less difficult words to improve readability“. Para que se pudiera posicionar mejor, debería ser más simple, tener frases más cortas. Así se sugiere. No hay que creer a nadie que opine que Internet promueve el intercambio de conocimiento en la actualidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *