renata adler oscuridad total fragmento

Nuestro malentendido

Pero como en cada una de las tardes siguientes se quedó más tiempo y se marchó de forma menos abrupta; como regresó la mayoría de las noches y se arrellanó sobre la estufa, apoyándose contra la chimenea, toda la noche, hasta la mañana; como en ocasiones tocaba, aunque rara vez, el agua que le dejaba en un plato para él al lado de la estufa; como era, al fin y al cabo, un animal salvaje, aunque cada vez más dócil; ocurrió nuestro malentendido. Creía que estaba empezando a confiar en mí, cuando en realidad se estaba muriendo. Como todos, claro. Pero normalmente no confundimos el avance de la debilidad, la perdida de la simple capacidad de escapar, con el inicio del amor.

 

Oscuridad total
Renata Adler