Un día en la vida de un minero de Bitcoins

El silencio sólo se debe a la investigación. La investigación, de campo, conlleva a su vez riesgos y peligros, pues quiere ser profundosa. Recuerdo las primeras cincuenta páginas de Gérminal de Zola: las minas de carbón francesas del siglo XIX: «Mientras, en el pozo seguían las maniobras, el martillo de señales había dado cuatro golpes y bajaba un caballo; siempre era un momento emocionante, porque a veces, el animal, dominado por el espanto, desembarcaba muerto».  La explotación minera a gran escala implicó un incremento sustancial de acumulación de energía y valor potencial (sabemos que se inició en 1234 con la promulgación de una ordenanza para minar libremente carbón en los entornos de Newcastle). Si nos fijamos en el oro, sabemos que hasta los años sesenta su valor estaba directamente vinculado al valor de las monedas. Había pues, una referencia material para medir el valor de una moneda. Hablamos del patrón oro. O bien dos referencias, como ocurre en el patrón bimetálico que dominó en el siglo XIX. En todo caso, la referencia última para medir el valor de una moneda era totalmente terrenal.

En 1971 Estados Unidos abandona el patrón oro y el dólar pasa a referenciarse únicamente en la confianza de sus poseedores. La decisión es clave porque, desde la Segunda Guerra Mundial, hasta 44 monedas fijaron su valor al dólar, en una construcción piramidal que en última instancia estaba sustentada por el oro. Cuando se abandona el oro, empieza la era de la libre fluctuación. Lo que nos interesa, pues no somos propiamente economistas, es el camino hacia la abstracción o la desustanciación del fundamento material, en este caso el oro, para pasar a creer en un fundamento psíquico. La imagen de un caballo que desciende muerto a las entrañas de una mina de carbón es una metáfora invertida. Lo importante: a veces, dominado por el espanto, el caballo desembarcaba muerto.

Hace dos semanas compré una cantidad determinada de Bitcoins (se suelen adquirir en Coinbase) con la intención de transferirlos directamente a un Exchange llamado Poloniex y operar allí con criptomonedas secundarias: el núcleo de esta investigación. Acerca de este punto, sólo puedo señalar que cuando acabé el bachillerato me obligaron a estudiar Dirección de Empresas, carrera que abandoné épicamente inacabada para entregarme a la frugalidad de las letras. Sin embargo, el abandono no fue total: seguí interesado por la economía de manera autodidacta. Hice inversiones durante un tiempo con el sueño maníaco de enriquecerme y, un día, lo perdí todo. Como lo perdí todo, se inició un período de ostracismo que sólo ha sido roto para iniciar esta investigación. Con lo cual, hay cierta inquietud y peligro. La experiencia me dice que ningún análisis alcanza a definir adecuadamente la naturaleza esotérica del mercado y que en cualquier momento los astros pueden literalmente conjurarse y derrumbarte. Quien ha operado en el mercado, ha visto su nigromancia, el efectivo poder de fuerzas psíquicas disfrazadas detrás de números. Y hay que recordarlo en todo momento, tras los números no hay nada.

criptomonedas sell orders

Debo decirlo pues, antes de proseguir: habito en la contradicción. Pues si se ha dado esta investigación es también porque hay una perversión. Sueño con que se me perdone mi capitalismo trasnochado por la vía de la expiación: estos artículos. Pero nada libera del castigo inherente a habitar en la contradicción. Zola: «Durante un momento permaneció con los ojos clavados en el fondo de las tinieblas de la mina; y, en aquella profundidad, bajo el peso y el ahogo de la tierra, volvía a ver su infancia, a su madre todavía hermosa y valiente, abandonada por su padre».

Al iniciarme en el submundo de las criptomonedas me fijé de inmediato en su división de minería. ¿Cómo que minería? ¿Minería de qué cosa? Lo primero que hice fue buscar imágenes de los tales mineros de criptomonedas. Quería ver sus caras y su vestimenta. Lo único que encontré fue esto:

cloud mining services

En el día de su creación, se estableció el número total de Bitcoins disponible. Esta cantidad disponible se imaginó escondida, disponible para ser descubierta (en un lugar a su vez imaginario, espacio de la matemática). La actividad de descubrir Bitcoins en el espacio imaginario de la matemática la ejecutan mineros. Los mineros disponen de capacidad de cálculo (los ordenadores en columnas que vemos en la imagen, por ejemplo) puesta al servicio de la minería. El acto de minado, el exacto golpe del pico contra la piedra, ocurre con el planteamiento de un problema matemático y su resolución. Cada diez minutos miles de nodos -compuestos de mineros- luchan por resolver un mismo problema matemático. Quien lo consigue, obtiene una recomensa: Bitcoins. En conjunto, la red de computación de minado de cryptomonedas es la más grande del mundo, por encima incluso de la capacidad de Google o Facebook.

A medida que se resuelven problemas y se minan bloques, la dificultad de los mismos problemas aumenta, requiriendo a su vez de mayor capacidad de computación. Es decir, a medida que pasa el tiempo, el minado se complica, tal y como ocurre en las vetas de metal parcialmente agotadas que pueblan España (pensemos en Asturias). Con este método, se garantiza una duración del proceso de minado de Bitcoins de cerca de 100 años, siempre que no se produzcan saltos bruscos en el escalado de la capacidad de computación.

Vemos, pues, que se mina algo en el interior de un campo conceptual -que en todo caso no podemos tocar-, para crear a su vez una moneda también conceptual, pues sólo se referencia a sí misma. Hay que meditar bien en el concepto, pues guste o no supone una evolución extremadamente sofisticada del capitalismo y sus métodos. Entre otras cosas porque los mineros de Bitcoins son responsables, a su vez, de validar las transacciones de Bitcoins que se producen entre la gente. Los bloques que se minan no son otra cosa que listas de transacciones que deben ser validadas y registradas en el Blockchain (una suerte de libro mayor). Aquí, si observamos hacia atrás, observamos un cambio que transforma lo jerárquico en circular. El minero de Gérminal es la representación absoluta de la pobreza. Ni siquiera unidos logran vencer o contrarrestar las fuerzas del capital. En cambio, en el ámbito de la criptomoneda el minero -efectivamente hay personas detrás de esa tenebrosa imagen- el minero tiene un poder destacado y determinante. Dice el diccionario de símbolos de Cirlot acerca de lo circular: «unidad interna de la materia y de la armonía universal, según los alquimistas. En virtud de su movimiento, tanto como de su forma, el giro circular tiene además la significación de algo que pone en juego, activa y vivifica todas las fuerzas establecidas a lo largo del proceso en cuestión, para incorporarlas a su marcha y, en consecuencia, de los contrarios de la clase que fueran». Muchos resumen todo este asunto en especulación. Yo no quiero confirmar si tal cosa es así; lo que quiero es comprender la diferencia en el método.

De tal manera, regreso al terreno oscuro de la biografía práctica, transferí parte de los Bitcoins de Poloniex a un servicio de minado en la nube de Bitcoins llamado Hashflare. En esta página se contrata capacidad de computación para minar diversas cryptomonedas. En última instancia, lo que se contrata es potencia eléctrica, que servirá para alimentar a los procesadores. Aquí vemos el coste en energía eléctrica del minado de Bitcoins en Estados Unidos -Lousiana, el estado más barato:

mineria de bitcoin

También existe una versión doméstica de la minería, con lo cual el propio espectro de lo mineros se establece en jerarquías de poder. Uno mismo, en casa, puede habilitar una estación de minado y convertirse en un agente pequeño. Como tal, no tendrá incidencia frente a los agentes de Cloud Mining, a menos que se presupongan movimientos coordinados de masas en su conducta (posiblemente a través de Reddit). Para habilitar una estación de minado en casa lo único que hace falta es dinero, y confianza en las criptomonedas, claro.

Innumerables analistas, curiosamente pertenecientes a la prensa más cercana a la bolsa y los mercados financieros, dicen que el Bitcoin es una burbuja varias veces superior a la dramática burbuja de los tulipanes de 1620-23, en esencia, la mayor que se recuerda, si descontamos la actual burbuja de los mercados financieros, claro -cosa que no mencionan. Pero el objeto de esta investigación, repito, no es confirmar o desmentir este aspecto: no lo podemos saber con certidumbre, pero la ley es que todo lo que sube, también baja. Lo que nos interesa, repito, es el método. De acuerdo con el método de minería que aquí hemos expuesto, se concluye: la naturaleza de burbuja del Bitcoin puede ser cierta, pero no será de la misma naturaleza. Su fundamento, en última instancia, no es el precio. Detrás de esta moneda no hay nada y eso es una evidencia nunca negada. Sin embargo, estudiando detenidamente las fluctuaciones del valor del Bitcoin observamos cómo, de pronto, se establece como fundamento la efectividad de los mineros y no tanto el precio u otras posibles referencias del mismo. En oscilaciones señaladas ha sido la ineficiencia de los mineros en el proceso de bloques lo que ha causado una pérdida de confianza en los inversores. Es decir, aunque como el resto de monedas, el Bitcoin se asienta en la confianza, esta no depende de los mismos parámetros. Aquello que potencialmente podría revelar la burbuja es, en esencia, distinto: un posible fallo tecnológico. Entramos en mundos desconocidos. Mañana, 28 de diciembre, se pondrá en marcha la bifurcación SegWit2 a partir del bloque 501451 de minado de Bitcoins. Una bifurcación dura implica la creación de variantes del Bitcoin más efectivas tecnológicamente para operar en algunos nichos. El objetivo de las bifurcaciones duras es precisamente incrementar la confianza de los inversores en la moneda con nuevas prestaciones tecnológicas. Me decía un amigo hace unos días: menudos rizomas.

El resto de criptomonedas adquieren sentido a partir de este fundamento: su tecnología.  El el vasto, volátil y desquiciado mercado de alcoins (criptomonedas secundarias), encontramos multitud de productos de fiabilidad variable. Hay incluso proyectos que se declaran utópicos, como la criptomoneda Horizon State, especializada en ofrecer transacciones encriptadas en referendums, o Petro, la criptomoneda Venezolana en el nicho del petróleo con la que se espera combatir la hiperinflación del país. A su vez hay pools de minado de estas otras monedas, la industria florece, las vetas se abren y los mineros saludan con sus cascos de protección ya innecesarios.

Cuando penetro en estos mundos y luego vuelvo, por ejemplo, a Facebook, donde los temas son otros, siempre termino por pensar de alguna forma en las palabras de Zizek en Acontecimiento: «La libertad de elección que se nos ha impuesto es falsa, es la forma misma de nuestra esclavitud».

libros noviembre 2017

Recuento de libros leídos (Noviembre 2017)

Esta página tiene un ritmo de publicaciones inconstante que en ningún caso me favorece. La gran ventaja de los períodos de silencio, es que sólo deja a los prístinos y originales lectores inmemoriales, el núcleo duro, y uno en consecuencia puede actuar con mayor libertad. Ahora, pasado este mes de silencio en el que percibí, precisamente, falta de libertad -y por eso guardé silencio-, regreso con cautela al escenario. Y lo quiero hacer con un recuento general de las lecturas de los meses de octubre y noviembre de 2017. Curiosa la extraña y no buscada coherencia temática y de contenido.

Realidad y juego, D. W. Winnicott

El psicoanálisis no vive su mejor momento. Pero cada vez que entro en una librería busco si hay sección de psicoanálisis. Algunos autores tienen un poder imaginativo que reclamo y exijo como lector, y que muy pocas veces obtengo en otras materias. Es notorio entre mis amigos que me gusta mucho Jung. Aunque reconozco en él claras deficiencias conceptuales que me han llevado a considerarlo más literatura que ensayo, todavía creo en determinados fundamentos de su concepción del inconsciente. Sabiendo de mi inclinación por los psicoanalistas imaginativos, una amiga me recomendó Realidad y juego, de Donald Woods Winnicott. Esta ha sido lectura clave en estos dos meses. En libro se centra en el estudio de los primeros objetos del niño, véase el osito de peluche, o previamente, el objeto primero: el pecho de la madre. La traducción es escandalosa y en ocasiones no se comprenden las frases, pero lo que viene a decir Winnicott a través de casos y especulaciones es: En la relación con el objeto primero, en la fundación del concepto de otro para nosotros y en su asentamiento, residen las condiciones y potencialidades posteriores para la locura o el equilibrio. Hay pasajes donde el propio autor se declara extraviado en la loca imaginación. Al concluir el libro: graves reflexiones durante días. Muy recomendable.

realidad y juego winnicott

Si eres comprador de libros de segunda mano, haz clic en la imagen y me ayudarás. Blog autofinanciado :)

Teoría del sujeto, de Alain Badiou

Difícil es decir si he entendido bien este libro. Diría que en abstracto entiendo el mecanismo para la dialéctica que propone Badiou. En todo caso, gran literatura. Con títulos de capítulo cómo “De la fuerza como desaparición, cuyo efecto es el Todo donde ha desaparecido”, uno ya queda irradiado de niveles de pensamiento y abstracción delirante. Leí este libro fundamentalmente en el metro y enajenado. Explica bien la dialéctica según Hegel, Marx y Lacan, y lo hace a través de ejemplos tan curiosos como un poema de Mallarmé. Lo uno, el dos, cómo de lo uno el dos, dónde qué y de qué manera el sujeto en todo ello. Tiene un estilo rápido, con mucho punto aparte y giros efectistas de estilo. Verbosidad animada, gran fuerza cuando se pone sentencioso, por no decir definitiva fuerza noqueadora. En ocasiones, parece burlarse de otros autores, con lo cual: humorístico. También es cierto que el gran estilo que muestran ciertos filósofos franceses e italianos obnubila la claridad de lo que quieren decir. Ahora, como lo leía por puro placer y no debo dar cuenta ante nadie (y cuesta treinta y pico euros), en los momentos de incomprensión total el estilo me sustentaba como la mejor novela de Delillo, y yo tontamente lo celebraba.

teoría del sujeto badiou

Quédate este día y esta noche conmigo, de Belén Gopegui

Mi interés por este libro surgió por el tema del mismo (Google, pero en verdad no es esencialmente Google, ni Internet, como se vende y he comprobado después) y porque varios amigos/as me habían recomendado la lectura de Gopegui. Lo que más me ha gustado: las digresiones, opiniones y reflexiones que expresan los narradores, Mateo y Olga. Hay melancolía en el contenido, y lo más difícil en mi opinión: hay una voz personal en los tramos con vocación ensayística. Lo esencial de las ideas expresadas es reconocible por el lector que sufre en este mundo, pero Gopegui lo dice con destreza magnética -el sonido, el orden, el contrapunto-. Por lo tanto, deleite en el estilo. También hallazgos conceptuales que he celebrado. Lo que no comprendo es el interés que pueden tener las escenificaciones ambientales. En ese aspecto, el contenido es demasiado esquelético y, si uno presta atención al raccord, muy problemático y hasta inverosímil en ocasiones. Sin embargo, he dudado al respecto, pues escuché en la presentación que el título original del libro no iba a ser el que figura (claramente comercial), sino algo que daría sentido a la deficiencia que he percibido: Robot ante un espejo (o algo por el estilo, agradecería confirmación). Si el título hubiese sido, efectivamente, Robot ante un espejo, hubiese considerado esa particularidad de los empalmes atmosféricos algo manifiestamente voluntario y muy inquietante. Es un libro en el que debo pensar mejor y una autora a la que quiero seguir leyendo.

belen gopegui quedate

Acontecimiento, de Slavoj Zizek

Zizek es mucho más comprensible desde todos los puntos de vista. Su misterio no es otro que el misterio de Lacan. Es decir, lo que me fascina de él, además de sus erráticos y lúcidos ejemplos, sus pequeñas verdades, es en última instancia lo que de Lacan hay en él, es decir, Lacan en sí. Por eso, supongo, algunos dicen que Zizek es un gran comentarista, más que propiamente un filósofo. De todas formas, todo esto no es cierto: En tanto que este hombre ha cambiado mi opinión acerca de determinados fundamentos del mundo, es para mí un filósofo, incluso un profeta. aunque falta finalmente una unidad, son necesarios los autores que escriben bien (y están bien traducidos) y que saben poner ejemplos. Estoy de acuerdo con Hegel al destacar la importancia de los resúmenes en filosofía. Acontecimiento, de Zizek, obra en esencia literaria que revuelve el pensamiento. El título designa el tema, desarrollado en capítulos que lo abordan desde diferentes perspectivas filosóficas. De lectura obligada como casi toda la colección de ensayo de Sexto Piso (por lo menos lo leído hasta ahora, placer malayo).

acontecimiento zizek

Agatha, de Pablo Martín Sánchez y Sara Mesa

Mi reciente interés por el arte contemporáneo me ha llevado a desarrollar un interés por los libros que exceden su propio marco. Obras que en su concepto despliegan una subordinación añadida de ramificaciones. En todo caso, obras donde el editor desempeña una función autoral destacada. Este es el caso de Agatha, el último libro de La Uña Rota. La intervención genial del editor: Nathaniel Hawtorne le ofreció a su amigo Hermann Melville, en una serie de cartas, una historia. Esta historia nunca llegó a ser escrita por Melville a pesar de la insistencia de Hawthorne. La Uña Rota recupera esa situación para encargar a dos autores contemporáneos y de la misma generación, Sara Mesa y Pablo Martín Sánchez, la escritura del relato nunca ejecutado por Melville a partir de sus propias poéticas. El libro se convierte en un juego de perspectivas, pues. Sara Mesa adopta el punto de vista de un personaje aparentemente secundario y construye la historia en primera persona a partir de tal sensibilidad. Pablo Martín Sánchez, siguiendo el rastro de autores que combinan ficción y ensayo, se inventa a un narrador que encuentra sorpresivamente el manuscrito original de Agatha escrito por Melville. En este caso, ejercicio oulipiano de reconstrucción e imitación a partir de otras obras de Melville. El libro, en conjunto, exquisito. Podría figurar expuesto en un museo de arte contemporáneo y la gente de tal gremio lo recibiría como lo que es, pieza magnífica, y, seguro, llorarían por su grandeza.

agatha pablo martin sanchez

Introducción a la historia de la filosofía, de Hegel

Hegel es sin duda plomizo, aunque por momentos resulta épico y bíblico. Repite los mismos ejemplos y se resume a sí mismo para decir finalmente lo mismo con otras palabras. Esto es de celebrar porque resulta claro, y por si no te había quedado claro, él ya aclara dos, tres o cuatro veces el mismo aclaramiento. Como tal, la introducción a la historia de la filosofía expone las consideraciones y determinaciones previas que configuran lo que es y lo que no es propiamente filosofía. Se delimita el objeto de la filosofía, en mi opinión con efectividad incontestable. Algo así como el pensamiento que piensa el propio pensamiento. En definitiva, si uno hace los saltos adecuados, el espíritu de Hegel es propiamente cuántico, lo cual me ha agradado notificar. El libro se vuelve francamente divertido cuando Hegel repasa las principales Historias de la filosofía escritas en su siglo. Sin embargo -tono fúnebre.- después de haber leído a diversos filósofos contemporáneos (Derrida, por ejemplo, o el propio Badiou), me ocurre con Hegel lo mismo que con Jung: su pensamiento lo exige, pero ellos no acaban de abandonar en ningún momento el discurso de la razón y la lógica, la referencia final al absoluto, la posibilidad a priori de su desentrañamiento con las herramientas que poseemos (el lenguaje). Pero tampoco se lo exijo, sabiéndolo ya por otros. Libro aclarador: clásico.

hegel introducción historia filosofia

 

 

 

 

Trucos para encontrar libros nuevos en Uniliber

Cuando no hay mucho dinero, la búsqueda de libros de segunda mano se incrementa. Yo por lo menos compro mucho más ahora en Iberlibro, Uniliber, Todocolección… que antes. Y las propias experiencias de compra me han ido dejando trucos para encontrar los mejores libros usados en términos de calidad precio. Especialmente libros nuevos y novedades a mejor precio. Hoy profundizaré un poco en Uniliber.

Como Iberlibro, pero sobre todo centrada en España, Uniliber agrupa a librerías de libros de segunda mano en un solo portal online. De esta manera, se pueden realizar búsquedas agrupadas que engloban múltiples catálogos del territorio español. Vamos a ver hasta dónde llegan sus posibilidades.




Encontrar novedades editoriales en Uniliber

Muchas veces, lo que busco son novedades editoriales de segunda mano. Sé que muchos críticos, revistas y periódicos se deshacen de los ejemplares de prensa. Éstos pasan a las librerías de segunda mano con un precio reducido, muchas veces sin haber sido tocados. ¿Cómo puedo dar con ellos en Uniliber?

Pues aquí una mala noticia. A diferencia de Iberlibro, en Uniliber no podemos filtrar la búsqueda por año de publicación, por lo que la única manera de encontrar novedades será buscando por “nombre de editorial + año”. Por ejemplo: “Anagrama 2017”.

La mejor alternativa para encontrar libros nuevos de segunda mano es Iberlibro. Allí puedes realizar la búsqueda por editorial y luego filtrarla por “año de publicación”. De manera que te aparezcan en los resultados los últimos titulos publicados.

Los puntos fuertes de Uniliber

Entonces, ¿cuáles son los puntos fuertes de Uniliber frente a otras plataformas como Iberlibro? De entrada, el panel de búsqueda es más limitado y dificultoso. Pero, por otro lado, el diseño de la página está mucho menos cargado y es más claro.

Una clara ventaja de Uniliber es la apuesta por los idiomas cooficiales del estado: Euskera, Catalán y Gallego. La página cuenta con catálogos específicos de libros de literatura y ensayo en esas lenguas. Por lo que si eres lector en una de ellas, Uniliber puede que te facilite las cosas a la hora de buscar libros usados.

Por otro lado, en cuando al pago y el envío, Uniliber es tan eficiente como sus competidores. Se permite un contacto con el librero para solventar posibles problemas.

Una alternativa muy utilizada: Iberlibro

Para acabar, os dejo con una entrada específica en la que enlazo directamente a las últimas novedades de las editoriales literarias en Iberlibro. Encuentra lo último de lo último en Planeta, Tusquets, Seix Barral… y otras menos conocidas, con nuestra guía, y ahorra así dinero a cambio de obtener libros nuevos.