fbpx

El entrenamiento de la sensibilidad.
3 técnicas para ver el futuro

Diario paranormal | Temporada 1 - Capítulo 34

Junio 2020

Everything's going on the same or so it appeals to all of us, in the old holmsted here.
James Joyce

Hablaré aquí de algunas experiencias sitemáticas que me han llevado a determinadas conclusiones mecánico-prácticas acerca de la vida y "la realidad". Experiencias, por otro lado, debido a su naturaleza y duración, que resulta difícil replicar ahora mismo de forma agregada. Se requieren demasiadas condiciones cruzadas para que eso pueda ser así (y me he encargado en la dirección de mis estudios de tener un programa libre y ecléctico que impida duplicidades en las investigaciones más especulativas). Por lo que ruego apertura de mente y actitud reflexiva ante "lo que se viene". No es sencillo poner palabras a lo que, creo, no las tiene muy bien definidas.

Tres técnicas para entrenar la propia sensibilidad, y además predisponerla para poder ver el futuro.

Ver el futuro en los gráficos

Esta es una de las experiencias personales más difíciles de compartir de que dispongo. Desde el año 2015, aproximadamente, he consultado varias veces al día y de forma creciente (debido a que trabajo de ello), gráficos de tráfico de Analytics y gráficos de tendencia y/o análisis de posicionamiento. Desde 2018, puesto que soy el manager de SEO de una agencia de tamaño medio, es posible que haya pasado entre 2 y 3 horas al día mirando gráficos (se debe sumar el tiempo que paso mirando los gráficos de mis webs propias, como esta misma). Con "mirando" quiero decir, pensando en ellos, analizándolos, comparando unos gráficos con otros en secuencias temporales diversas, según parámetros variables y de acuerdo con criterios cruzados múltiples. 

Pongamos ejemplos:

Hay varias flechas y multitud de datos en esta imagen. Calma. Ante todo, si nos fijamos en el gráfico (un gráfico de tráfico de usuarios de una página web X dada, en un rango de fechas que va desde el 1 de abril hasta el 24 de junio), digo, si nos fijamos en el gráfico, podemos sentir:

- El lento declive descendente (mayo-junio) después de una especie de rebrote (19 de abril). 
- Un patrón de ondas semanal. Hay siempre un día de máximo tráfico, que oscila entre martes y miércoles. Lo que está claro es que en esta web X nadie entra los sábados, por ejemplo.
- El patrón tiene varios puntos de ruptura. Al principio parece formarse de golpe (19 de abril, fin confinamiento severo), para luego deshacerse. Si nos fijamos, en el mes de junio el arco se ha "deshecho" del todo, o ya no parece claramente un arco: las vacaciones. 
- Junto con el gráfico, vienen las métricas. En pantalla se destacan las principales, pero Google Analytics tiene centenares de métricas que podemos aplicar, o no, sobre este mismo gráfico, modificando la "dimensión primaria" y la "dimensión secundaria". Es decir, una misma vista es, a su vez, miles de vistas posibles.

Entonces: el especialista SEO tiene una habilidad concreta en el ámbito de la analítica. Por la pura experiencia de años observando gráficos, puede reconocer patrones de inmediato (por repetición) y, al mismo tiempo, sabe cuáles son las dimensiones (primaria y secundaria) primordiales para obtener datos significativos. Es decir, el especialista SEO entrena, durante horas y día a día, el arte de la intuición (reconocimiento de patrones sutiles que, en su trama, revelan concreciones útiles cuyo origen no siempre es posible rastrear -emergen de abajo por la articulación de lo semejante).

Esta habilidad de pronto revela tintes esotéricos en momentos como este. Crucemos dos gráficos distintos de "una misma cosa":  

Este gráfico representa el tráfico de una página web de más de 50K usuarios diarios en un período de estabilidad -con cierto declive "veraniego"-. A continuación la misma situación representada en otro gráfico, esta vez aportado por otra herramienta que también utilizo desde hace tres años entre una hora / hora y media al día: Ahrefs:

La observación del primer gráfico, junto con la observación del segundo gráfico, sumada a otras "posibles vistas" de la misma métrica cruzada con otras métricas, ofrecen un conocimiento holístico de "una situación".

Lo interesante, de acuerdo con mi experiencia, es que en un momento dado y tras un rodaje importante (básico: acumulación de experiencias directas, no teoría abstracta castradora), uno empieza a encontrar patrones. Igual que en el análisis chartista de la bolsa (un análisis pseudocientífico pero útil según el cual las "formas" de los gráficos de valor permiten inferir "el futuro valor" de una acción dada de forma aproximativa: si subirá o bajará). Estos patrones, cuando se dan con suficiente intensidad, son clara indicación de lo que va a pasar "en el futuro" si nada se hace para cambiar dicha inercia.

Un ejemplo clásico en análisis chartista es la figura del hombro-cabeza-hombro. Cuando aparece dicha figura, suele ser indicador de desplome o caída del valor de una acción. 

hombro cabeza hombro

En el gráfico, la "proyección" es la previsión que estadísticamente se da cuando aparece la figura. Como vemos, la figura, de forma muy abstracta, representa tres picos, dos menores (hombros) y uno superior (cabeza).

hombro cabeza hombro

En una página web, sólo se puede cambiar su inercia cambiando elementos técnicos, estructurales o de contenido (difícilmente se puede hacer mucho con el linkbuilding ya). Si uno tiene una web y no hace ningún cambio, el análisis de los gráficos en cualquier situación dada permite tener una predicción fiable (pocas veces falla) de qué va a pasar en los siguientes meses, tal y como ocurre en bolsa si dejáramos de lado dichos cambios (internos y externos) posibles que cambien el rumbo de una inercia.

Los acontecimientos son siempre disruptivos, pero casi siempre pueden predecirse

Tal y como ocurre en el análisis de los gráficos de la bolsa, el análisis de los gráficos de posicionamiento y tráfico permite hacer inferencias en el supuesto de que "nada exterior al tema tratado va a ocurrir". Si ocurre algo exterior, como puede ser la declaración de una pandemia, está claro que se trata un efecto no previsto. Aunque la teoría dice: un análisis de años de los gráficos y sus patrones debería teóricamente permitir intuir las oscilaciones que anteceden a todo acontecimiento. Por lo que incluso un acontecimiento imprevisto está, de alguna forma y muy sutilmente, siempre previsto (esta es una afirmación intuitiva y pseudocientífica, fruto de mi experiencia, que no puedo bajar a las palabras todavía).

Aquí vemos un gráfico de tráfico cuyo rango de tiempo va desde febrero hasta junio, donde vemos el desplome del tráfico por el "acontecimiento COVID":

covid grafico seo

El gráfico proviene de una web dedicada al nicho de bodas y comuniones. A partir del lunes 9 de marzo se desploma el tráfico. Ya no hay bodas, ni hay comuniones. Cualquier tipo de formación regular (en forma de ondas) se deshace por el acontecimiento. Luego, observamos que con el fin de las fases más duras hay un clásico efecto de rebote. Se denomina rebote porque es un "sobreexceso de energía contenida, que de pronto se libera en dirección contraria": 

rebote nicho

En el recuadro, vemos el efecto de rebote, que luego se desinfla para pasar a un efecto clásico de recuperación. Como la web depende estrictamente de las medidas de desconfinamiento, y como estas se están dando, observamos un patrón ascendente que tiende hacia la regularidad. Los picos irregulares, a medida que se agregue tráfico, empezarán a volverse redondeados. Cuando el mercado esté recuperado, tendremos de nuevo un gráfico de ondas con movimientos estacionales. Sólo el acontecimiento rompe el gráfico de ondas (y un detalle: el acontecimiento puede ser solo virtual: un cambio de algoritmo, por ejemplo).

La clave de esta técnica

La observación sistemática y diaria, por motivos de trabajo, de gráficos que representan patrones de comportamiento colectivos, tiene sus efectos sobre la mente. Hay una capacidad de hacer lecturas rápidas y consistentes de varias métricas cruzadas para tener enseguida una sensación acerca de "la situación de una web y su inercia". 

En el oficio del SEO Specialist, muy próximo al del sacerdote o el chamán (no es exageración, por su compleja relación con los algoritmos hay un isomorfismo claro), existe un alto componente de precognición. Lo que se puede anticipar no sólo es lo que marca la tendencia. La observación de los gráficos permite comprender más elementos: si la tendencias está determinada por estacionalidades, si hay agentes extrenos, si hay problemas técnicos, si es el algoritmo. También cuál es la fuerza inercial, hacia dónde va y cómo, una tendencia, y a qué corresponde en términos prácticos de la web, pero también en términos puramente humanos. Todos estos elementos se conocen con la observación de gráficos, simples líneas con números, que se cruzan entre sí. Lo que se hace cuando se observa una cascada de gráficos con métricas cruzadas es buscar patrones y cotejarlos con la propia experiencia. Uno busca en la memoria de todos los gráficos vistos formas similares. Y creedme que con dos horas al día de esto durante cinco años hay una memoria importante y extraña de patrones y correlaciones de toda clase entre "lo que ocurre en los gráficos" y "lo que ocurre en la realidad".

La observación sistemática de gráficos, aporta una especie de conocimiento/campo acerca de cuál es la energía del objeto con el que estamos tratando (una página web también es un objeto, limitado y cerrado en el campo de análisis de los gráficos, Analytics). Y muchas veces uno toma decisiones que puede fundamentar si baja a los datos concretos, pero que parten de una pura intuición de esa "situación energética". 

La anticipación de la forma en Grid 2.0

Hace unos meses me hice con un volante Thrustmaster T300 GT para PC. En la infancia me había dedicado a conducir coches de radiocontrol en campeonatos diversos -promovido por padre, que hacía de mecánico de esos intrincados ingenios- y había sentido cierto entusiasmo por la conducción. Este entusiasmo lo he recuperado con este volante y, a su vez, ha sido rescatado el antiguo proyecto de "sacarme el carnet". Pero ¿qué tiene que ver todo esto con la intuición y la sensibilidad?

En el videojuego Dirt Rally 2.0, lanzado en 2019, el piloto compite contra sí mismo. Como en todos los rallies, la carrera es contra el reloj. Uno corre contra otros coches, pero en pista tan sólo hay un solo coche, el tuyo, y un intrincado recorrido por delante. Como se sabe, en esta disciplina los riesgos y peligros son muy altos, al tratarse de circuitos silvestres, por lo que en el ámbito profesional se usa a un copiloto que, en todo momento, da indicaciones al piloto sobre lo que tiene que hacer. Aquí lo vemos en trepidante acción, sobre todo para que veáis la velocidad a la que se dan los sucesos, parte importante de esta argumentación. Atención a las indicaciones del copiloto:

Un usuario de Reddit expresaba bien la sensación que uno tiene, mientras conduce, al escuchar la voz que anticipa la forma de las curvas (es una indicaciones que define qué tipo de curva o variante en el recorrido llega a continuación): 

Tras unos ejercicios de calentamiento, entro en el estado de flow en el que mis ojos fijan al horizonte y pasivamente reciben las indicaciones del copiloto y mentalmente construyo lo que la carretera mostrará en breve.

Acabo la etapa con el corazón latiendo rápido. Me calmo mirando el replay. Y entonces es cuando pienso: "¿Esto es lo que acabo de hacer? ¡Menudo loco!"

De acuerdo con la dinámica de los circuitos, uno puede recibir tres o cuatro instrucciones encadenadas mientras, físicamente, está ejecutando las anteriores instrucciones recibidas. De esta manera, es cierto que mientras el cerebro conduce, a su vez dibuja el espacio que se avecina. La práctica lleva a que la notación utilizada ("izquierda cinco larga sobre rasante. Cincuenta. Izquierda cuatro" y así todo el rato) se procese con antelación al suceso, que corresponde siempre con lo que la voz ha dicho. De esta manera uno frena, acelera y coloca el coche con antelación a los acontecimientos. Bajándolo al detalle, lo que ocurre es que la mente arma la acción antes de que ocurra, y la ejecución siempre se produce como en trance.

Me explico: si uno presta demasiada atención a lo que se renderiza efectivamente en pantalla (el recorrido) tiende a cometer errores. Si uno efectúa primero el proceso con la mente, al escuchar la voz anticipada, cuando llega el momento de ejecutarlo de alguna manera es como si ya hubiese sido ejecutado, es como si se ejecutara solo: aunque las manos giren el volante y los pies manejen los pedales, esos movimientos precisos han sido pensados antes: en el momento de su ejecución la mente ya está pensando en los siguientes movimientos. 

Este desfase es importante para crear el efecto de trance. También lo es el poder encadenar, a velocidad notable, decenas o centenares de indicaciones sin cometer ni un solo error en la conducción. Cometer un error, por ejemplo salirse de pista o chocar con algo, devuelve a la realidad y ajusta el pensamiento con el tiempo del suceso. Ninguna voz ha anunciado que íbamos a chocarnos y cuando nos chocamos el copiloto, literalmente, no dice nada. Volvemos a la realidad del pensamiento continuo. De alguna forma el trance ocurre cuando la consciencia se desubica del continuum espacio-temporal que muestran los sentidos (ojos, oídos, tacto, etc), y mapeamos el terreno antes de que el procesador de la GPU lo mapee en pantalla. 

En este caso, no vemos el futuro. Lo que hacemos es descodificarlo. El futuro se dibuja con la mente a partir de lo patrones y, entonces, sucesivamente, se materializa en toda su complejidad algo que, al principio, solo era "izquierda cinco larga sobre rasante". Es una experiencia inquietante y al mismo tiempo reveladora el proceso mental de algo que todavía no ha ocurrido.

La clave de esta técnica

La clave exige un salto que deberéis reflexionar: La práctica con Dirt Rally 2.0 permite conocer la textura de los pensamientos precognitivos que todos hemos experimentado alguna vez en nuestra mente. El pensamiento fruto de una precognición, de acuerdo con mi experiencia sensible, tiene la misma cualidad extática y apriorística, el mismo volumen, al misma textura y forma abstracta que el pensamiento de quien conduce sin errores en Dirt Rally 2.0, siguiendo una voz que parece interior.

Cierro este capítulo con otro vídeo hipnótico de Dirt, en este caso sin doblaje, en el inglés original. Donde se da cuenta de la extrema velocidad de proceso mental requerida (es obvio que algunos videojuegos, como este, mejoran cosas como los reflejos y la respuesta ante el estrés).

Lo concreto-holistificado: Football Manager 2020

Seguimos con otro videojuego, pero de temática y jugabilidad por completo distinta. Football Manager 2020, a pesar de ser un videojuego de fútbol y de tener un simulador 3D de partidos, no permite jugarlos. No es como los conocidos FIFA o PES, donde el jugador "juega los partidos". En FM adoptamos el papel de un Manager y lo que debemos hacer es gestionar a un equipo de fútbol en todas sus facetas con un nivel de detalle y de datos disponibles sencillamente abrumador. Fichamos, vendemos, elaboramos complejas tácticas, damos instrucciones desde la banda durante el partido. Pero no jugamos: los jugadores hacen lo que ellos deciden a partir de todos los condicionantes previos.

No voy a hacer una reseña del juego: sólo quiero fijarme en otro proceso mental derivado de las largas partidas que exige este título (acabar una temporada puede exigir un mes de una o dos horas diarias de juego). Se trata de lo que he llamado "lo concreto-holistificado". ¿De qué se trata?

Cojamos primero un antecesor de Football Manager, el videojuego español PC Fútbol. En este videojuego los jugadores tenían una serie de atributos que los definían, así como una "media" que era el promedio de dichos atributos:

football manager media atributos

En el caso de PC Fútbol, dichos atributos "de jugador" eran: energía, velocidad, reacción, agilidad, calidad, eficacia, moral, y el aglutinador "media".

En Football Manager se maneja un concepto distinto y bastante más sofisticado. No existe ninguna media, para empezar. Es decir, no existe ninguna cifra de referencia "aglutinadora" para saber si un jugador es bueno en comparación con los demás (existe una puntuación por estrellas que no es absoluta: si estamos en segunda división tendremos jugadores de cinco estrellas, y si estamos en tercera también. Cinco estrellas determina "el mejor jugador entre los nuestros, de acuerdo con la percepción de los técnicos).

Por otro lado, la cantidad de atributos que definen a un jugador es muy superior:

El nivel de sofisticación aumenta con esta nueva clasificación. Además, se sabe que hay otros atributos "ocultos" que deberían sumarse en la valoración general y que no aparecen nunca en pantalla (sólo se sugieren verbalmente, sin cifra concreta). Como atributo oculto figurarían la "indisciplina" del jugador o su propensión a lesionarse. Por lo que, propiamente, no podemos obtener un dato concreto aglutinador.

Además, esta clasificación es lo suficientemente amplia como para representar las particularidades de cualquier jugador imaginable. Si tomamos a un jugador mundialmente conocido como Andrés Iniesta y vemos sus atributos:

andres iniesta atributos

He destacado con los recuadros rojos algunos atributos muy característicos de Iniesta: no es un jugador fuerte, ni es un líder de vestuario, ni es muy bueno realizando marcajes defensivos, ni un portento chutando a portería. Según estos datos, ni siquiera es valiente (8 sobre 20) o agresivo (7 sobre 20). Y sin embargo, tanto en el juego como en la realidad, su rendimiento es siempre de clase mundial. El conjunto de estos atributos, sumados a los atributos ocultos y sumados a los atributos circunstanciales del momento (estado de forma física, cansancio etc), nos dan a un ser con bastantes matices: Iniesta.

Y si lo ponemos a jugar, la IA desarrolla esos matices, combinándolos con los matices del resto de jugadores, y poniendo en marcha estos matices hace que el "ser Iniesta" tome decisiones, acierte o se equivoque, de acuerdo con estos matices cruzados con otros matices; datos con datos en una maraña irrastreable para quien juega, pero perceptible como campo energético.

La clave de esta técnica

La clave nos lleva a un tipo de proceso mental que se parece al del jugador experto de póker. El jugador experto de póker acumula en su memoria todas las cartas que se han disputado en una partida, porque eso le permite tener un dato aproximativo de naturaleza estadística acerca de las que todavía están en juego. El jugador de póker puede ver la cara de sus adversarios y observar en su comportamiento matices aproximativos que le den indicaciones concretas. Con la suficiente habilidad psicológica en la observación, puede ser capaz de detectar cuándo alguien se tira un farol o no. Ese tipo de sensibilidad se puede entrenar de una manera simple, y es jugando sistemáticamente a póker. Aprenderemos a reconocer la mentira en el más imperceptible movimiento muscular involuntario. Y también su contrario.

O bien, lo podemos entrenar jugando sistemáticamente a Football Manager. Lo habitual es analizar una y otra vez los atributos de los jugadores para encontrar una composición de equipo idónea. Los atributos de unos jugadores "van mejor o peor" con los atributos de los otros jugadores. El conjunto de todos los atributos es el equipo. Un tiempo suficientemente largo de observación de atributos y correlaciones de atributos y, sobre todo, de observación de dichos atributos en movimiento (el partido) crea un extraño efecto muchas veces notificado por mí, un efecto como de campo o tendencia sutil pero definitiva.

teoria cuantica campos

Me explico. Si llevo una temporada (más de un mes en el mundo real) jugando con un equipo, ya conozco bien a sus jugadores. Los conozco por sus atributos, por su condición en el momento dado y por cómo han ido jugando a lo largo de, como mínimo, 40 partidos. En un momento dado se captura un feeling que no es concreto, sino campo difuso. El feeling de una disposición energética. No se sabe de dónde sale, pues si uno baja al detalle, sólo encuentra números y atributos. Pero si uno se aleja del detalle y ve el conjunto, el conjunto está vivo de una forma difusamente holística. Todos los detalles sumados han creado una totalidad que se siente. Uno sabe, antes de que empiece el partido, si la cosa "pinta mal" o no, si los jugadores van a salir a por todas o si va a ser un festival de despropósitos. 

Uno baja de inmediato al detalle y ese sentido desaparece ipso facto. Uno se aleja y, simplemente juega, y vuelve a sentirse la tendencia de lo que está por venir, conformándose, viniendo. Se siente antes de que ocurra, esa es la gracia, porque hemos podido ver los atributos y, sobre todo, porque algo en nuestra consciencia los ha cruzado locamente creando un nuevo objeto, un objeto de concimiento abstracto, un campo precognitivo, en esencia, del que se obtiene un conocimiento específico antes de que nada ocurra.

Addendum: Acerca de la noción de misterio

Hay algo primordial a recuperar: el gozo perdido por el misterio. Con la definición estricta de la RAE: Cosa arcana o muy recóndita, que no se puede comprender o explicar. Si algo hay que criticar de los blogs, páginas y youtubers esotéricos que examino para ver si encuentro algo de interés, es el haber confundido lo misterioso con lo conocido-desconocido. Es decir, lo misterioso simple: como cosas que sabemos que no sabemos que podríamos saber. Si hay vida extraterrestre o no, si hay energías ocultas o no, tal y cual. Las preguntas de siempre, por los mismos caminos de toda la vida.

El espíritu de este diario pretende otro acercamiento a lo misterioso en algunas de sus entradas (no todas, yo también hablo de extraterrestres en su forma simple), como esta, bajo pena de ser definido como loco, y es la intención de confundir lo misterioso con lo no conocido-desconocido. Es decir, hablar de las cosas que no sabemos que podemos saber, de hecho, ni imaginar, acaso, y por lo tanto mencionar adecuadamente; aquellas aparentes tonterías que no existen hasta que se definen, como fue el caso del concepto de gravedad, o la lógica interna del triángulo. Asumiendo que es el lenguaje el único límite y el único camino expresivo, por ahora, para que nos entendamos. 

A lo que voy: Prefiero que aquello que produzca rechazo conceptual sea tomado, simplemente, como literatura.

Ante todo, soy escritor de ficción y constructor de ficciones. Sugiero caminos para mentes, sin duda, más racionales que la mía.


Tags


Si te ha gustado este artículo, sigue leyendo:

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >