fbpx

Especulación sobre los fundamentos científicos de la homeopatía

Hace unas semanas, en mi trabajo de SEO specialist, me tocó realizar la migración de los dominios de las cuatro webs más grandes de Italia en materia de bebés y niños. Tenía ante mí un Excel con once mil filas. Cada una de ellas correspondía a un artículo web a migrar. Aproximadamente, once millones de palabras de texto que íbamos a agregar de golpe en un solo dominio a indexar en Google. La principal fuente de información y consulta para las madres y padres de toda Italia desde hace doce años. Cuatro mastodontes. Fue en este pajar donde topé con una fila que hablaba de la homeopatía. Esta fila referenciaba una URL con un “estudio de estudios” sobre el tema. A partir de él, de otras lecturas (no siempre afines) y de mi experiencia propia decidí elaborar este artículo sobre los fundamentos científicos de la homeopatía.

ciencia homeopatia articulo investigación

No pretendo sentar cátedra pero, a efectos de la investigación, especularé libremente y a veces de forma axiomática. Por lo que espero que esta sea una lectura estimulante, no combativa, en la que podamos pensar cosas que no se han pensado del todo todavía, o en su máxima profundidad, y reflexionar acerca de las pruebas contundentes de que disponemos si realizamos una aproximación conceptual precisa. Por lo general, considero a los escépticos como unos charlatanes conservadores sin imaginación y, sobre todo, observo, sin sentido del humor. Sólo me interesan sus comentarios si están dispuestos a jugar con otros constructos mentales, y con la hipótesis dada a priori –y a efectos imaginativos-, de que son válidos. El lector puede moverse por las diferentes secciones, según su interés, en el desplegable de la barra lateral.

1. Qué es la homeopatía

He tenido la suerte, o más bien la difícil tarea, de tener un padre y una madre teóricamente opuestos. Mi padre, hombre de ciencia, químico experimental y riguroso escéptico. Mi madre, maestra de reiki, creyente en las energías trascendentales y en una visión holística y kármica de la existencia. Por supuesto, están divorciados. Ocurrió cuando yo tenía catorce años, época en la que mi madre se acababa de licenciar en Logopedia y empezaba a formarse en Flores de Bach.

Empecemos por ellas. Y por su fundamento teórico.

Homeopatía

omois, que significa semejante, y pathos, término vinculado con la enfermedad, y con la expresión emotiva, también en el sentido de padecimiento.

Parece claro que la homeopatía, a efectos prácticos y según lo que conocemos de los principios farmacológicos convencionales (curva dosis – respuesta lineal), es teóricamente imposible. No parece lógico que un contenido esencialmente compuesto de agua, con bajas o bajísimas concentraciones de principio activo, pueda interactuar con el organismo y, además, curarlo de ciertas dolencias. La aproximación teórica es, en efecto, puramente medieval. Y no en un sentido peyorativo. Tal y como ocurre con disciplinas medievales como la Alquimia o el Tarot, el principio fundamental es el de semejanza. Si la medicina académica del siglo XVII predicaba contraria contrariis curantur, en 1790 Samuel Hahnemann, natural de Meissen, se preguntó si no funcionaría también, como método curativo, el similia similibus curantur. Es decir: “Lo similar es tratado por lo similar”.

samuel hanemann

Se lo preguntó a raíz de unas observaciones hechas por el doctor William Cullen en Materia Médica sobre el comportamiento de la corteza del árbol de la quina. En una descripción de dicha corteza se explica cómo el polvo de quinina pudo curar a la mujer del Virrey de Perú de paludismo. En dicha explicación se anota cómo, al parecer, el mismo polvo de quina también enfermó en ese procedimiento a personas sanas. Y, sorpresa: estas personas adquirían síntomas propios del paludismo. Ahora, si la ingesta de quinina se suspendía por completo, los síntomas de paludismo remitían en dichos sujetos aparentemente enfermados de forma colateral.

El hecho de curar a la mujer del Virrey de Perú de paludismo y, al mismo tiempo, la observación del enfermar aparente de quienes tuvieron contacto con la quinina le llevó a la conclusión fundamental sobre la que se basa el principio homeopático: “lo mismo que ha provocado el mal, lo cura”.

william cullen

A partir de este hilo, Hahnemann empezó a experimentar sobre sí mismo. Empezó por la misma quinina. Se suministraba altas dosis a lo largo de varios días para comprobar cómo emergían los síntomas de las fiebres provocadas por el paludismo. Experimentó con el mercurio y el azufre, entiendo que por la vinculación alquímica, lo que le llevó a hacer preparados diluidos de dichos elementos. Es decir, para experimentar con el mercurio, utilizó un proceso de disolución de las sustancias que eliminaba su toxicidad, pero no sus propiedades.

La clave de la dosis infinitesimal, resultado del proceso de disolución, es clara: el suministro diluido de la sustancia que producía los síntomas, curaba los síntomas. Pero con algunos matices: Hahnemann observó que al aplicar diferentes diluidos, los pacientes mostraban más síntomas y reacciones de los esperados. Es decir, que la aplicación de la sustancia diluida iba más allá de la dualidad. Así, creó un cuadro de medicamentos y sus aplicaciones.

Posteriormente, se consolidaron varias leyes teóricas de la homeopatía en torno a la ley de la similitud, núcleo duro de lo que está en discusión:

  • Ley de la similitud: en 1790 se retoma una idea antigua abandonada a lo largo de los siglos. El propio Hipócrates la enuncia: ““La enfermedad se produce por los semejantes y, a través de los semejantes, el paciente retorna de la enfermedad a la salud”. Esta ley se divide en tres proposiciones:
    • Una sustancia farmacológicamente activa provoca sobre una persona sana un conjunto de síntomas propios de dicha sustancia. Esto comprobó Hahnemann en los individuos sanos y en sí mismo con la quinina.
    • Cada enfermo tiene un conjunto de síntomas característico de su enfermedad. La enfermedad provoca cambios en la forma de percibir y actuar.
    • La curación se produce si se eliminan los síntomas. Los síntomas se eliminan con la administración de dosis infinitesimales de la sustancia cuyos efectos experimentales, en el individuo sano, son similares a los de las dosis mayores del enfermo.

Implicadas en la ley de la similitud y en las proposiciones descritas encontramos desplegada:

  • La ley de las diluciones: que implica la utilización de pequeñas dosis diluidas.
  • La ley de individuación: que aboga por la idea de que cada persona necesita un remedio específico y personalizado; idea que retoma la ciencia moderna en tratamientos avanzados de, por ejemplo, el cáncer)
  • La ley de la curación de Hering, quien fue discípulo de Hahnemann, que predice que los síntomas se curan de arriba abajo y desde dentro hacia afuera, y también de órganos centrales hacia órganos de expulsión. Siempre en el sentido inverso de su aparición.

En conclusión, la medicina clásica se basa en la alopatía (las enfermedades se tratan con remedios que producen efectos contrarios a los síntomas que se combaten) y la Ley de la similitud fundamenta la homeopatía en un sentido teóricamente opuesto, como hemos visto: es una terapéutica reactiva y su actuación va en el mismo sentido que el de la dolencia. Además, no hay estudios claros que demuestren en ningún sentido el mecanismo de acción de las sustancias diluidas, pues el nivel de disolución es enorme y un punto central de las críticas a la homeopatía: ¿cómo puede un medicamento sin principio activo, o con el principio activo tan diluido, actuar? Es curioso encontrar en la medicina alopática casos en los que la Ley de la similitud parece encajar. Como es el caso de la emetina (dosis alta: diarrea y ulceraciones, disentería amebiana // dosis baja: tratamiento de la disentería amebiana) y la digitalina (dosis alta: ritmo cardíaco acelerado e irregular // dosis baja: terapéutica en la arritmia por fibrilación auricular, donde las contracciones son precisamente rápidas e irregulares).

2. Experiencia con Flores de Bach a corto plazo

Retomando, tras este largo pero necesario excurso teórico: las Flores de Bach.

Las Flores de Bach son combinados personalizados de diluciones de esencias florales, por el mismo principio homeopático antes expuesto, según el cual cada flor tiene una influencia en las emociones comprobable a nivel sintomático. Me alejo aquí de una descripción rigurosa acerca de la taxonomización de dichas flores, ya habiendo detallado la teoría, para adentrarme en lo personal. Mi madre cursó estudios en el tema y está habilitada desde hace más de quince años para crear combinados de flores. Por supuesto, como hijo, he sido agente principal de sus potes con dosificador de gotas, soluciones infinitesimales de flores (tan sólo dejaba caer algunas gotas de esencias sobre una base de agua con alcohol como conservante) que me han acompañado en períodos diversos de mi vida.

flores de bach y homeopatia

Según recuerdo, desde la separación de mis padres a mis catorce años, hasta mi traslado a Salamanca a los veinte, fui muy escéptico con mi madre y con las flores que me suministraba. No creía en absoluto en aquello siendo aun así una persona aficionado a los esoterismos y las pseudociencias. Imagino que por el conflicto interpuesto en la separación de mis padres, a mí por definición no me gustaban las Flores de Bach que me daba mi madre, y no creía en ellas.

Por lo que sorprende recordar las anomalías que se produjeron en mi conducta de forma inesperada durante mis períodos de toma de flores. No puedo hablar de efecto placebo porque lo que experimentaba no era lo que esperaba experimentar. Precisamente por la materialización sentida de la parte más misteriosa de las leyes antes expuestas, la ley de la curación de Hering, sin conocerla entonces. En concreto el modelo de expulsión de dentro hacia fuera al que someten las Flores de Bach. El combinado que había hecho mi madre estaba hecho para combatir la timidez, la cerrazón, la dificultad de expresión de emociones. El efecto primero e inmediato, que duraba siempre entre una y dos semanas después de la primera toma (cuatro tomas diarias), era la violencia verbal. Yo mismo me sorprendía, como quien se ve desde fuera, reaccionando violentamente de forma exteriorizada ante lo que no me gustaba, cuando lo normal hubiese sido la introversión. Por lo que sentía vergüenza de mi extroversión, y al mismo tiempo sentía ese efecto acompañada de un incremento general de la ansiedad corporal. Para luego estabilizarme y percibir, a continuación, semana tres, efectos difusos de integración. En el sentido de una efectiva mejoría de acuerdo con lo esperado.

Para mí este efecto de refracción inmediata y de expulsión por el símbolo y la palabra entronca bien con la base de la teoría analítica, y además tiene correspondencia con mi experiencia en la toma de Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS, o antidepresivos en términos comunes), un medicamento de eficacia química comprobada. En concreto la paroxetina. En las dos primeras semanas de toma, según notifiqué, otorgaba algunos efectos secundarios de naturaleza emocional que en ningún caso venían descritos en el prospecto. Hablo de una voz proyectiva y, efectivamente, el mismo tipo de percepción violenta de la propia expresión, como surgiendo a borbotones, que me causaban los combinados de Flores de Bach en los primeros años.

Lógicamente, la experiencia personal no es ciencia. Llegaremos a ella. Pero tiene valor señalar las anomalías y los vínculos para sustentar algunos excursos teóricos. Pues este texto pretende ser una especulación, y fuente de ideas para quien está más especializado que yo.

Mi única tarea: mezclar y presentar lo que creo que es afín. Humanismo.

3. Ley de Hering en mi experiencia personal a largo plazo

Sigo con otro excurso biográfico para el que he necesitado rastrear mi base de datos histórica de correos electrónicos. Como acostumbro a escribir correos personales desde 1998, tengo en dos cuentas de correo prácticamente mi vida explicada a los amigos y amigas con quienes he tenido el placer de escribirme. Por lo que con búsquedas de palabras clave puedo encontrar patrones a largo plazo en la dimensión macro. Ahora, son sólo patrones personales, no leyes generales.

En este caso, me llama la atención el transcurso de mis enfermedades somáticas, que han sido varias y de diferente intensidad desde que se separaron mis padres, hace veinte años y, sobre todo, cuatro años después de un período de latencia y contención expresada en altas dosis de ansiedad de fondo corporal.

Primero, empezó a dolerme el pecho. Me dolía de una forma que mi médico de cabecera no entendía, pues carecía de referencias en otros pacientes, decía, y que terminó diagnosticando como flato de esófago. En situaciones de estrés, si comía o bebía, por la supuesta mala deglución y por una incapacidad natural para eructar, absorbía aire que se quedaba alojado en el esófago sin llegar a subir o bajar, y que terminaba generando presión sobre el tórax. Una presión que me obligaba a tumbarme para poder extirparla. Se trataba de un efecto somático en la medida en que aparecía sólo en situaciones de estrés, y a veces sin que mediara ingesta de comida o bebida de por medio.

Esta somatización duró cinco años y desapareció de golpe.

Sucesivamente, tuve durante seis meses un extraño dolor en el corazón. Una cosa cambió por otra. Quid pro quo. Se trataba de un tipo de dolor en la parte baja que me llevó al cardiólogo y a realizar test y ecografías del mismo. Allí no había nada, pero me dolía. Recuerdo perfectamente cómo la doctora argentina, tras analizar los resultados, me cogió ambas manos y mirándome dijo que a pesar de los resultados ella entendía lo que yo le estaba contando. A mí me dolía el corazón, pero no había pruebas de ello.

Lo cual coincidió con el principio de problemas en el estómago. Problemas que duraron varios años y para los que acudí a diversos médicos sin obtener respuestas claras. Hasta que tras varios años de dificultades y náuseas esporádicas o por períodos, un médico determinó que tenía Helycobacter Pylori, bacteria responsable de la formación de úlceras. Pero que en mi caso su presencia era demasiado baja como para justificar los síntomas que yo estaba experimentando y que iban en crescendo.

Tras el suministro del tratamiento doble de antibióticos me curé parcialmente en la medida en que el estómago, aunque liberado de la bacteria, tardó algunos años más en volver a funcionar “como si no existiera”. Y paralelamente a la desaparición del síntoma en el estómago, apareció el síntoma en el intestino.

Estoy siguiendo tan sólo la línea de los dolores específicamente somáticos, para los que los doctores no pudieron resolver un cuadro clínico definido. Y lo que observo en las transiciones de los años es una verificación abstracta o perceptiva de la ley de Hering.

constantine hering homeopatia

Hasta el punto que mis problemas somáticos penúltimos tuvieron que ver con el colon y los genitales, ya en la extremidad o la posición simbólica de la expulsión, y los últimos con la piel. Y en el culmen del exceso no puedo dejar de apuntar, en correlación con tantos otros textos de este blog, y tantas observaciones de autores de mayor autoridad, cómo todo el proceso de somatización y movilización tiene correspondencias cronológicas con el así llamado mito del héroe o proceso de individuación junguiano. El punto culminante son los 33 años, bajo el signo de Saturno, y después del simbólico viaje nocturno (muerte-resurrección). Ha habido un psicoanálisis de cuatro años ya, apunto, pues no es irrelevante en la expulsión,  y en la aceleración del viaje nocturno.

A los 34: la resurrección y de nuevo la creación, como es manifiesto y observable. Esta es mi experiencia inscrita, desde el sentido común, en el delirio.

4. Percepción actual en la sociedad

Hay algunas cifras que no pueden servirnos para fundamentar la teoría homeopática, pero que llaman la atención. Pues en el caso de ser un fraude absoluto, tendríamos que pensar entonces en un problema fundamental y mucho más problemático que la ciencia para el ser humano: la fantasía y en qué consiste la materialización ontológica de los objetos. Algo que por el momento se deja absurdamente de lado en la educación psicológica de las personas.

Parece ser que el nivel de aceptación o percepción subjetiva de la homeopatía es muy alto en los países occidentales donde se han realizado estudios. En Italia, en el informe Eurispes 2017, una muestra estadística nos dice que el 71% de los usuarios de productos homeopáticos están satisfechos con ellos. El 22% declara haber obtenido resultados parciales y tan sólo el 7% considera que no ha funcionado. Una percepción subjetiva marcadamente clara. El escepticismo podría decir: sólo toma homeopatía quien está predispuesto hacia ella, por lo que el resultado de la encuesta siempre será fruto de una fe y no una factualidad. Sin embargo, solo en Italia, en 2006 12 mil médicos titulados prescribían productos homeopáticos, y en la actualidad, 2020, son más de 20 mil. Por lo que la prescripción no está circunscrita ya a nichos esotéricos o secundarios.

eurispes

El Codex farmacéutico o Directiva Europea sobre Fármacos (2004) dedica seis artículos a la regulación de la medicina homeopática, y cada vez más son más sistemas de salud pública quienes la incluyen de forma oficial en el corpus. Son 80 países ya. Y en 2017 hubo alrededor de 340 millones de pacientes que recibieron prescripciones de productos homeopáticos, cifra que sigue creciendo. (Relton C. et Al. – Prevalence of homeopathy use by the general population wordwide: a systematic review. Hom. 2017; 106: 69-78).

En el caso de que se trate de una pseudociencia, estaríamos hablando de una religión y de un efecto colectivo de la mente (como podría ser también el nacionalismo). Pero incluso materias cuantificables, como el veganismo, acaban convirtiéndose en religión unilateral en la medida en que tienen un componente ético y moral, y a su vez corresponden con una visión del mundo, pero no son la única. Urge abandonar el sentimentalismo para ceñirnos a datos que muestren si vamos hacia la bancarrota, o si el fin de la era de Acuario se está produciendo realmente y el mundo es en efecto un sublime misterio del que sólo conocemos parcialidades, y que así seguirá siendo.

5. Estado de la investigación científica: Meta-estudios en los últimos 20 años

Respecto a los estudios científicos sobre la homeopatía.

Existen dificultades metodológicas importantes para validar la Homeopatía como totalidad funcional, sobre todo debido a las incertidumbres en la investigación básica. Sin embargo, los principales estudios de estudios (meta-homeopáticos) dan con resultados estadísticos relevantes sobre cuando la approach se centra en medicamentos y terapéuticas concretas. Incluso existen meta-estudios publicados en revistas científicas no homeopáticas de autoridad gold standard (Lancet, por ejemplo, o British Medical Journal) cuyos resultados no pueden ser pasados por alto.

the lancet revista

Reseñamos algunos, debido a su relevancia, en orden cronológico:

  • En 1991, Kleitjnen J. et Al. estudiaron 105 investigaciones clínicas sobre homeopatía basándose en los criterios de evaluación utilizados en medicina clínico experimental alopática. El estudio se publica en British Medical Journal, 1991; 302, 315-323, bajo el título Clinical trials in homeopathy. De los 105 estudios se seleccionaron 22 de alta calidad metodológica. Es decir, estudios con una muestra amplia de pacientes, randomización, doble ciego, descripción de pacientes y métodos, así como parámetros declarados de evaluación de los resultados. De los 22, 15 mostraron eficacia terapéutica relevante en el medicamento homeopático vs un grupo de pacientes no tratados o tratados con placebo. En términos globales, de los 105 estudios, 81 (el 77%) muestran resultados a favor de la función sanadora de los medicamentos testeados. Los autores concluyen que las evidencias pro-homeopatía en los estudios con mejor configuración metodológica no arrojan duda en torno a su efectividad terapéutica, a pesar de que no se comprenda adecuada ni intuitivamente el marco teórico en el cual se inscriben.
  • En mayo de 1997 se publicó Overview of data from homeopathic medicine trials, firmado por la comisión de expertos constituida en el seno de la Comunidad Europea (Homeopathic Medicine Research Group. Advisory Group 1). Dicho grupo tomó 377 ensayos clínicos sobre el tema para acabar seleccionando 184. Conclusiones alcanzadas: “el número de resultados significativos no puede imputarse a la casualidad”. El valor de hipótesis de casualidad es altamente significativo (p <0,001), por lo que, como segunda conclusión, con cautela: “La hipótesis según la cual la homeopatía no tienen ningún efecto no puede ser rechazada con certeza absoluta. En más de un trabajo metodológicamente correcto y riguroso los pacientes tratados con remedios homeopáticos han obtenido beneficios respecto a los grupos de control que han recibido un placebo”. 
  • En 1997, Linde K. et Al., publicaron en la prestigiosa revista Lancet los resultados de un meta-análisis efectuado sobre 135 ensayos clínicos cuyo objetivo es evaluar de forma enfrentada fármacos homeopátivos vs placebo (Linde K. et Al. – Are the clinical effects of homeopathy placebo effects? A meta-analysis of placebo controlled trials. Lancet 1997; 350: 834-843). En las conclusiones, los autores señalan: “los resultados de este meta-análisis no son compatibles con la hipótesis según la cual los efectos clínicos de la homeopatía sean completamente debidos al efecto placebo”.
  • En el año 2003, Jonas W.B. et Al., publica A critical overview of homeopathy (Ann. Intern. Med. Vol.138, nº5; 393-399), donde se analizan tres meta-estudios independientes sobre ensayos clínicos con medicamentos homeopáticos vs placebo, con el resultado de que dos de los tres meta estudios muestran relevancia estadística en la superioridad terapéutica de la homeopatía vs el efecto placebo.
  • En 2004, Weatherley-Jones E. et Al., publican The placebo-controlled trial as a test of complementary and alternative medicine: observations from research experience of individualized homeopathic treatment. (Hom., 2004, 93: 186-189.). El interés de dicho estudio reside en las conclusiones. Los estudios de medicamentos homeopáticos vs. Efecto placebo realizados con doble ciego podrían aportar resultados falsamente negativos y, por lo tanto, infravalorar la eficacia de la terapia homeopática.
  • En 2005, Reilly D. publica Homeopathy: increasing scientific validation -Altern. Ther. Health Med, 2005, 11: 28-31), en cuyas conclusions se indica: “las evidencias a favor de la homeopatía están disponibles de forma muy amplia en la literatura médico científica. Una gran cantidad de publicaciones al respecto ha sido prácticamente ignorada en los ámbitos de divulgación”.
  • En 2017, Mathie R.T et Al., publican Randomised, double-blind, placebo-controlled trials of non-individualised homeopathic treatment: systematic review and meta-analysis. Systematic Reviews, 2017. 6:63. El estudio analiza 75 ensayos clínicos referidos a 48 patologías diferentes. Se trata de estudios randomizados, con doble ciego y controlados vs placebo. De acuerdo con las conclusiones “los datos arrojados nos llevan a reevaluar nuestra hipótesis de nulidad; los medicamentos homeopáticos no individualizados no son un placebo”.

Como observamos, debido a las dificultades metodológicas, en los últimos años se ha optado por un nuevo approach en la investigación centrado en la efectividad de terapéuticas concretas (más que en el estudio o demostración teórica del procedimiento homeopático de base), que es el que desplegaremos aquí.

6. Aproximaciones colaterales: estudios en terapéuticas concretas

Las opiniones que se manejan de forma general en la calle son, muchas veces, anacrónicas y equivocadas. La homeopatía ha gozado de un estatus dudoso durante décadas debido a la imposibilidad de la demostración científica de varios de sus aspectos. Entre varias problemáticas teóricas que presenta, distinguimos algunas cuya profundización y resolución todavía sigue siendo necesaria:

  • Los fundamentos epistemológicos del método experimental en medicina parecen no servir para encontrar relevancia en diversos acercamientos a la teoría homeopática.
  • Las razones y el funcionamiento del mecanismo de acción de las medicinas homeopáticas singuen sin estar claros.
  • La extrema personalización de la cura homeopática.

Por citar solo algunos, y no poco importantes. Siendo así, hemos buscado incluir en nuestro análisis estudios concretos de calidad suficiente (gold standard) que ofrezcan un panorama claro del “estado del arte” de la investigación clínica y terapéutica de la homeopatía. Con especial atención a lo que se ha publicado en los últimos 15 años al respecto, y no ha sido totalmente difundido (por lo menos en el ámbito español a nivel divulgativo).

Analizamos a continuación 2 estudios (la versión ampliada incluye 5) que se centran en analizar la eficacia de un determinado medicamento homeopático versus los fármacos clásicos que se utilizan en una patología dada. Es decir, casos concretos donde lo que se investiga no es la validez teórica del medicamento homeopático, sino su funcionamiento concreto para patologías concretas, y su nivel de eficacia frente a medicamentos clásicos.

La pregunta a la que pueden responder estos estudios es parcial, pero importante para el corpus general de la investigación:

Preguntas clave

¿Puede el medicamento homeopático interactuar con el organismo? Y, sobre todo, ¿tiene la capacidad de devolverlo a la salud?

Los estudios que repasaremos dan una respuesta afirmativa a ambas preguntas, al menos desde la perspectiva de la eficacia terapéutica testeada. Tomamos las referencias del último gran meta estudio realizado por Guna, una empresa italiana dedicada a productos homeopáticos (lo cual la puede hacer sospechosa, pero no los datos directos extraídos de revistas científicas con factor de impacto notable). Aunque nuestro interés se centra, al bajar al detalle, en aquellos estudios con mayor relevancia e impacto de autoridad.

Para escépticos: en el meta-estudio de Guna se han excluido publicaciones que no respetaran unos mínimos en cuanto a la metodología empleada. Se excluyen protocolos no reconocidos como estándares operativos a nivel internacional. Entre los parámetros de exclusión encontramos:

1) Trabajos de esquema libre en los que no es posible rastrear el poder terapéutico de un medicamento concreto 2) Trabajos en retrospectiva, pues los grupos no son homogéneos 3) Poca homogeneidad en los grupos examinados 4) Reducido número de pacientes en la muestra 5) Reducido número de controles 6) Vicios de procedimiento metodológico y de evaluación estadística.

6.1. Estudio 1: Cuprum-Heel® versus Ioscina Butilbromuro en la terapia de calambres intestinales en edad temprana

cuprum heel
buscopan medicamento

Publicado en: Pediatrics International (factor de impacto: 0,731 / 2013). 2007, 49; 328-334.

Metodología: Estudio clínico prospectivo, controlado, experimental multicéntrico no randomizado. El ensayo clínico identifica un objetivo primario y dimensiona la muestra según los criterios estadísticos de validez.

Muestra: Alemania - 57 centro pediátricos - Cada centro incluye más de un paciente - Cada centro ha tratado a los pacientes o con Cuprum- Heel® (29) o con ioscina butilbromuro (28) - Total de pacientes de la muestra: 204 de menos de 12 años.

Criterios de inclusión: Pacientes que sufren espasmos gastro-intestinales / uretrales recurrentes diagnosticados poco antes de la inclusión en uno de los dos grupos.

Criterios de exclusión: 1) Pacientes mayores de 12 años. 2) Pacientes ya en terapia debido a los síntomas considerados. 3) Contraindicaciones específicas causadas por los medicamentos estudiados.

Grupo homotoxicológico: Cuprum-Heel® cps: 99 pz

Grupo alopático: ioscina butilbromuro (Buscopan® ) 10 mg cps: 105 pz

Duración del estudio: 3-9 días

Criterios de evaluación: dolores o calambre / perturbaciones del sueño / algia / dificultad para alimentarse / llanto frecuente.

Eficacia terapéutica

1. Juicio del paciente: El 80% de los pacientes incluidos en el grupo Cuprum Heel® cps notifica una mejora en los primeros 2 días desde el inicio de la terapia. El 89% de los pacientes incluidos en el grupo Buscopan® 10 mg cps notifica una mejora en los primeros 2 días desde el inicio de la terapia

2. Juicio del médico: "Muy bueno" en el 75% de los pacientes del grupo Gruppo Cuprum-Heel®. "Muy bueno" en el 79% de los pacientes del grupo Buscopan® 10 mg cps. Para todas las variables consideradas. 

Tolerabilidad: Excelente en ambos casos: 91% en el grupo Cuprum-Heel®; 93% en el gruppo Buscopan®.

Conclusiones: Los datos que poseemos indican que el medicamento homeopático Cuprum-Heel® representa una opción adicional frente a la terapia convencional.

Resultado final: no hay inferioridad de Cuprum-Heel® cps vs Buscopan® 10 mg cps.

homeopatia

Alteraciones promedio desde el inicio del tratamiento al término del estudio de todas las variables consideradas. Los segmentos verticales representas las desviaciones estándar. Los valores negativos indican una mejora en los síntomas. 

homeopatia estudio

El criterio según el cual se concluye que el medicamento homeopático no es inferior al alopático tiene un intervalo del 95% de confianza para todas las variables consideradas. 

6.2. Estudio 2: Terapia homotoxicológica de la conjuntivitis. Resultados de un estudio clínico multicéntrico controlado.

euphrasiaheel homeopatia
tetrizolina

Publicado en: Biologische Medizin, 2001, 3.

Metodología: estudio controlado multicéntrico, experimental. El ensayo clínico identifica un objetivo primario y dimensiona la muestra según los criterios estadísticos de validez.

Muestra: Alemania - Total de pacientes de la muestra: 769 - Patologías presentadas: conjuntivitis (aguda, crónica, periódica), conjuntivitis alérgica, blefaritis marginal. Síntomas: dolor, quemazón, prurito, hipersensibilidad, hinchazón, lagrimación, dolor retrobolbular. 

Grupo homotoxicológico:  Euphrasia-Heel® 0,45 mg en gotas monodosis = 456 pz

Grupo alopático: Tetrizolina 0,5 mg en gotas monodosis = 313 pz

Posología: Euphrasia-Heel® (0,45 mg): 1 monodosis x 3/al día– Tetrizolina (0,5 mg): 1 monodosis x 3/al día.

Duración del estudio: 2 semanas.

Criterios de evaluación: Muy bueno (completa desaparición de los síntomas), bueno (mejoría significativa), moderado (leve mejora), ninguna mejora, empeoramiento.

Eficacia terapéutica

Juicio del médico: Muy buena + buena = 88% en el grupo Euphrasia-Heel® y 95% en el Grupo Tetrizolina. 

Tolerabilidad: Muy buena + buena = 98% grupo Euphrasia-Heel® y 100% grupo Tetrizolina 

Conclusiones: El análisis estadístico revela que la eficacia de Euphrasia-Heel® en gotas monodosis es equivalente a la de la tetrizolina en el tratamiento de la conjuntivitis y las blefaritis. Se evidencian los mejores efectos en los síntomas "dolor" y "quemazón" ocular. Puesto que hemos demostrado la equivalencia terapéutica de Euphrasia-Heel®, este medicamento puede ser considerado una opción alternativa homeopática válida y segura  para la terapia de la conjuntivitis.

Resultado final: no hay inferioridad de Cuprum-Heel® cps vs Buscopan® 10 mg cps.

conjuntivitis homeopatia

Evaluación global de los médicos acerca de la efectividad de los medicamentos.

score medio conjuntivitis estucdio

Variación de la puntuación promedio de los síntomas durante la terapia. Ninguno = 0 / Leve = 1 / moderado = 2

7. Addendum: Otros estudios científicos destacados sobre investigación básica

Referencias añadidas a otros estudios destacados y rastreables en lo referido a investigación básica (la menos clara y con mayores lagunas en este ámbito), publicados tanto en revistas especializadas en investigación homeopática como en revistas científicas alopáticas. En esta primera serie algunas aproximaciones acerca del problema del funcionamiento del principio activo diluido en el agua. Por las pruebas experimentales se puede inferir la existencia de propiedades todavía poco conocidas, o directamente desconocidas, del agua:

  • Del Giudice y Preparata. Coherent dynamics in water as a possibile explanation of biological membranes formation. Del Giudice y Preparata. J. Biol. Phys. 20: 105-116, 1995.
  • Cartwright. Degree of response to homeopathic potencies correlates with dipole moment size in molecular detectors: implication for understanding the fundamental nature of serially diluted and Succussed solutions. Homeopathy, 2018; 107:19-31.
  • Elia y Napoli. Estructuras disipativas de las soluciones extremadamente diluidas en la medicina homeopática. La Med. Biol., 2007/4; 13-22.
  • Voeikov et Al. Sistemas acuosos de bicarbonato confirman el estado de no equilibrio y muestran sensibilidad a los eventos cósmicos. La Med. Biol., 2010/4; 45-53
  • Bell y Schwartz. Adaptative network nanomedicine: an integrated model for homeopathic medicine. Frontiers in Bioscience. Scholar Edition, 2013; 5(2):685-708)

En concreto, acerca del mecanismo de acción de los medicamentos homeopáticos diluidos en el agua, se han establecido racionalizaciones basadas en:

  • La autoradiografía microscópica receptora. Drug localization and targeting with receptor microscopic autoradiography. J. Pharmacol. Toxicol. Methods, 2005, 51 (1): 25-40.
  • La presencia de nanopartículas en el material de partida y sus agregados Chikrame P.S. et Al. – Extreme homeopathic diluitions retain starting materials: A nanoparticulate perspective – Homeopathy, 99: 231-242; 2010.
  • La reacción inmunológica de socorro. Heine H., Schmolz M. Immunoregulation via “bystander suppression” needs minute amounts of substances – a basis for homeopathic therapy? Med Hypotheses, 2000 Mar; 54 (3): 392-3.
  • El modelo neuroinmune basado en resonancia electromagnética. Shahabi et Al. – Like cures like: A neuroimmunological model based on electromagnetic resonance. Electromagnetic Biology and Medicine. ISSN: 1536-8378 (print); 2012.
  • El fenómeno de la hórmesis.
  • Calabrese E.J., Baldwin L.A. – Defining Hormesis. Human & Experimental Toxicology, Vol. 21, No 2, 91-97, 2002;
  • Calabrese E.J., Cook R.R., Hanekamp J.C. – Linear No Threshold (LNT). The new homeopathy. Environmental Toxicology and Chemistry, Vol. 31, No 12, 2723; 2012;
  • Dei A., Bernardini S. – Hormetic effects of extremely diluted solutions on gene expression. Homeopathy, April 2015. Vol. 104(2): 116-122;
  • Pradhan A. – Homeopathy-Nanomedicine. Mechanism of Action of Homeopathic Medicines. Healthiance, 2017.

Tags

Holopensamiento, Medicina, Terapias alternativas


Si te ha gustado este artículo, sigue leyendo:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>