Decandencia y caída de un Linkbuilder (últimas gemas)

Sólo una cosa observo en el fondo de tu deseo, dijo, y esa cosa es espuma, piscinas de obsidiana, abalorios, flotaciones en el centro exacto de una charca. Pocas veces he hablado por escrito de mis experiencias con tarotistas. He preferido el silencio porque desconfío de vosotros. En los últimos diez años he visitado a unas diez tarotistas. De estas diez, ocho fueron farsantes. De las dos restantes, una ha desaparecido del mapa y la otra habita un secreto castillo de Castelldefels. Las tarotistas que no fueron farsantes me dijeron, literalmente, hechos del futuro. También me iniciaron en la orientación suprasensorial, o por lo menos me permitieron comprender ciertas dimensiones no habitadas por el lenguaje, cuyas claves y secretos se resuelven más bien con formas, composiciones de colores, sonidos que han adquirido cuerpo, etc.

Quiero ceñirme a los hechos y exponer una técnica. No hay ninguna maestría en mí ni ningún dominio de arte arcano: sólo digo que ha habido iniciación, que la cosa ha sido experimentada, pero no dominada (incorrecta palabra para expresarlo), y que ha habido investigaciones y que hay resultados.

Como regla, las investigaciones en torno a los hechos para o supranormales se desarrollan, de entre todos los caminos posibles, por el más inaudito y pedregoso, el menos transitado, el insignificante, el siempre descartado. Hoy quisiera hablar de un oficio que probablemente muera en uno o dos años, el del linkbuilder, y de la fuerza mental diferente que de su técnica puede extraerse en beneficio del conocimiento de la realidad supra-sensible. Es decir, para ampliar nuestro espectro de sensibilidad.

Hay varias hipótesis. Sé, por ejemplo, que tocar un instrumento como la batería, o ejecutar procesos rítmicos corporales parecidos, es un antídoto poderoso para la adicción a las pantallas. La correlación fue encontrada por azar pero es cierta. Sé por ejemplo que el visionado de vídeos en pantalla es en sí mismo precursor de esquizofrenia. En las diversas gradaciones de lo que vemos (las noticias de la tele, la pornografía) no dejamos de observar la actuación de seres casi siempre decapitados o mutilados. Como no le concedemos importancia a la extraordinaria fuerza que puede ejercer sobre nosotros una simple forma, nuestras defensas sólo actúan en el nivel del lenguaje, pues son ignorantes, y por nuestro bien no deberían serlo.

El oficio del linkbuilder nació cuando nacieron los primeros algoritmos de Google. Como innovación frente a otros competidores, Google decidió que los links entre páginas webs eran el indicador principal para saber cuál era la importancia de una página web. Una página web que estuviera enlazada desde muchas otras páginas web era considerada por Google como más poderosa. El oficio de linkbuilder nació en ese momento: personas encargadas de crear estructuras de enlaces para potenciar la fuerza de determinadas páginas web.

Como todo oficio y toda técnica, tuvo su prehistoria. Los primeros linkbuilders se limitaban a crear páginas llenas de enlaces, abusivamente spameadas, además introdujeron técnicas para automatizar la construcción de enlaces. Sin embargo, en poco tiempo Google empezó a refinarse y a publicar actualiaciones y expansiones de sus algoritmos para detectar a los constructores de enlaces artificiales. El oficio del linkbuilder, desde su nacimiento, es un oficio en retirada, como un conjunto de cátaros herejes perseguidos día y noche por el implacable halo del algoritmo. Se puede decir que la era dorada del linkbuilding tuvo lugar entre 2011 y 2012, antes del lanzamiento de Google Penguin, un poderoso algoritmo capaz de detectar enlaces de calidad y distinguir entre artificiales y naturales.

A partir de la introducción de Penguin y de sucesivas expansiones, el oficio entró en recesión y su arte empezó a refinarse. Crear links a mansalva y sin sentido ya no funciona: ahora la técnica es mucho más sofisticada. Así pues, poco antes de su muerte como oficio -pues finalmente Google ha legislado el campo y es muy difícil burlarlo-, el oficio se encuentra en su esplendor más barroco y decadente. No deja de sorprender la comparación con las grandes civilizaciones antiguas, cuyo momento de mayor refinamiento y monumentalidad también determinó su caída.

En la actualidad, ya no es posible automatizar la creación de enlaces artificiales (o bien hace falta un nivel que dominan muy pocos), de modo que, de unos años de pura robotización de la técnica, han vuelto los artesanos. Como el algoritmo semántico comprende el contenido de los textos desde hace unos años, el linkbuilder de hoy en día es mucho más selectivo que el del pasado.

Técnica y procedimientos del linkbuilder

Así es un procedimiento habitual de trabajo, para que os hagáis una idea: Tenemos un cliente que tiene una web de tostadoras. Nos ha contratado para hacer el linkbuilding porque todavía cree en este arte. Sabe que mucha gente ya no cree en él, pero, por qué no, vamos a probarlo -como el psicoanálisis-. Nuestro cometido será: 1) buscar páginas webs poderosas en las que conseguir enlaces dofollow que dirijan a nuestra web de tostadoras 2) si no podemos conseguir enlaces dofollow, acumular enlaces nofollow de calidad 3) Buscar enlaces en señales sociales, foros y otras plataformas. Como se observa, el oficio consiste en buscar el mejor lugar posible donde dejar nuestro preciado tesoro. Lo ideal para un linkbuilder sería, por ejemplo, obtener un enlace dofollow directo de Google.com, pues Google.com es la página con mayor autoridad de Internet y, depositar nuestro huevito-enlace establecería un vínculo muy poderoso que mejoraría todo el posicionamiento de nuestra web.

Así pues, en nuestra web de tostadoras el procedimiento es como sigue: Entramos en una herramienta de análisis, en este caso Ahrefs, y buscamos cuáles son las páginas web que compiten con nosotros en el mundo de las tostadoras.

linkbuilder ensayo

Seleccionamos a nuestros competidores más formidables y pasamos a ver su estructura de enlazado interno.

linkbuilding ensayo

A partir de aquí empieza la tarea de surfeo. Examinaremos uno por uno los enlaces (sobre todo los dofollow) de nuestro competidor para ver cuáles podemos replicar. Lo que queremos es imitar su estructura de enlazado externo, es decir, las raíces que lo arraigan en la red. Acto vampírico, si se quiere ver así, pues tendrá repercusiones en el posicionamiento a favor de quien reproduzca la mejor réplica posible del mayor número de dominios de la competencia. Por otro lado, el linkbuilder dispone de muchas otras herramientas para conseguir enlaces, desde la propia ingeniería social (pidiéndolos a administradores de páginas web con argumentaciones sofisticadas y convincentes, pues siempre es preferible conseguir enlaces a cambio de nada). A su vez, si hay presupuesto, existen herramientas como Leolytics o Unancor donde se pueden pagar artículos con enlace en todos los medios españoles de prensa digital, así como en webs de autoridad. Periódicos que leemos cada día venden su autoridad a cambio de links y ganan mucho dinero con ello. (Precisamente por eso son basura). Se puede decir, pues, que un linkbuilder con dinero es como un capitalista en su esplendor decimonónico: paga y obtiene links de mucha autoridad.

Lo que me interesa a mí es el artesano que pasa horas examinando enlace por enlace, en un proceso mecánico, como de cadena de montaje, que lleva visualizar un mínimo de 60 páginas web por hora, en tandas que pueden prolongarse tres, cuatro horas.

michel hulin mistica

En este libro de Hulin encontré:

Todo período prolongado de inactividad o de actividad monótona y mecánica- constituyen un conjunto de condiciones favorables a la eclosión de tales ensoñaciones místicas en que el interior y el exterior se interprenetran de manera tan desconcertante como fascinante.

Cuando uno ya se ha convertido en un linkbuilder experimentado y tiene varios clientes, una sesión puede dividirse, por ejemplo, entre un rato de tema “tostadoras”, un rato de tema “divorcios”, un rato de tema “contabilidad”, según los clientes y webs cuyo linkbuilding lleve. La técnica que expongo requiere de varios clientes y de una fragmentación del tiempo de trabajo precisa para generar el efecto.

Es decir, si nuestros clientes son una web de tostadoras, una de divorcios y una de contabilidad, dedicaremos 30 minutos a cada una de forma rotatoria. Cada vez que completemos un ciclo, realizaremos un cambio en nuestro estudio semántico. Por ejemplo, para nuestra web de contabilidad, en primera sesión hemos buscado webs de la competencia del campo de la contabilidad. Pero en nuestra segunda sesión buscamos webs de las competencia de un campo afín, pero ligeramente desplazado, por ejemplo “economía”. Como sabemos que el tema “contabilidad” pertenece al campo general “economía”, tiene sentido que busquemos enlaces en conjuntos semánticos diferentes, pero pertenecientes a un mismo conjunto general.

Es necesario, para la realización del efecto, dominar las herramientas y adoptar un procedimiento mecánico (siempre el mismo, repetido circularmente), que nos permita examinar una web por minuto en busca de una posible replicación de enlaces.

El ejercicio consistirá en establecer correlaciones entre los conjuntos semánticos, las webs que vamos surfeando (contabilidad, tostadoras, divorcios), y comprender qué correlación hay entre la forma, color, estructura, visualización de cada conjunto de webs perteneciente a cada nicho temático.

Semejanza, estilo y forma en el linkbuilding

Todo esto se puede presentar mucho mejor con un ejemplo práctico de nivel avanzado. Aquí he simulado a un linbuilder con muchos clientes de tipo ocultista-raro que surfea entre nichos semánticos con cambios cada cinco minutos o menos. Lo que veréis a continuación es una breve cadena de trabajo que transita por páginas webs de diferentes nichos semánticos asociados, para los que el observador debe ser receptivo a diferentes niveles: visual, de contenido y estructura, y sonoro si lo hay. Desarrollar o buscar el pensamiento asociativo por semejanzas.

http://cristianveragodoy.blogspot.com.es/
http://www.biblogtecarios.es/inmaherrero/algoritmos-la-investigacion-cientifica/
https://daboblog.com/2016/09/30/en-palabra-de-hacker-hablando-de-ataques-ddos/
http://despiertaalfuturo.blogspot.com.es/
http://www.msxblog.es/informacion/
http://tarcoteca.blogspot.com.es/
http://garbancita.blogspot.com.es/
http://elgourmeturbano.blogspot.com.es/search?updated-max=2018-02-26T16:00:00-04:00&max-results=9
http://www.bloganavazquez.com/2012/06/30/la-fibula-de-praeneste-ahora-que-si-es-vardadera/
https://lasindias.blog/trabajo-y-capital-en-el-imperio-romano
http://vivesana.blogspot.com.es/
https://laboresenred.blogspot.com.es/2018/02/2671-como-hacer-pompones-de-animales.html
http://deltoroalinfinito.blogspot.com.es/
http://www.briansolis.com/

En contraposición a la cadena precedente, que es alucinógena, lo que puede ocurrir en la cadena que mencionábamos antes, “tostadoras” “divorcios” “contabilidad”. Con cambios de conjunto semántico cada 4 visualizaciones y un rango amplio. Por ejemplo, empezaremos buscando links para “tostadoras” en páginas de dietistas y/o cocina y sus dominios de referencia:

http://cristinagaliano.com/
http://hoycocinamama.blogspot.com.es/
https://mejorconsalud.com/
https://www.directoalpaladar.com/   (Cambio de nicho, vamos a divorcios):

http://www.abogadodivorciobarcelona.org/
http://www.divorciador.com/
http://www.abogadosalvarez.com/index.php
http://www.separacionesmatrimoniales.com/asocbarcelona.htm (Cambio de nicho, vamos a contabilidad):

http://gregorio-labatut.blogspot.com.es/
https://gv-asesores.net/asesoria-gestoria-contable-barcelona/
https://www.lliteras.com/contabilidad/
http://asesor-contable.es/

Lo que aquí se sugiere es una nueva forma de lectura multimedia. El primer listado sería una forma de lectura de páginas webs más bien de culto. El segundo, totalmente comercial pero no menos alucinógeno, no con menos estilo. Por otro lado, esto es sólo un ejemplo parcial de un proceso circular y muy rápido.

Así pues: ¿Y todo esto para qué? ¿Qué es lo que ofrece esta técnica para nuestros cerebros?

Sin rodeos, la tesis es que esta técnica, una vez se alcanza cierta sofisticación y velocidad operativa, es potenciadora de la capacidad sinestésica de nuestra mente. En el surfeo de las páginas webs según nichos en busca de enlaces, el cerebro necesariamente establece relaciones muchos niveles más allá del textual, pero todos ellos en correlación entre sí. Vemos estilos, formas, representaciones de una mentalidad abstracta y difusa (el cerebro raro de los contables, la dura sentenciosidad de los divorciadores). Matices por acumulación en un oficio diario pueden llevar a extáticos momentos de abstracción y delirio. Se ven conexiones. Y lo más importante, cuando uno regresa de una sesión de linkbuilding y observa el mundo, lo tiene delante, es posible verlo, las fuerzas explicativas de la sinestesia, que son precognición y suprasensibilidad para todo proceso empático. En palabras simples: hay sensaciones añadidas, rarísimas percepciones, cuando uno entra y sale de la actividad del linkbuilding y observa, alternativamente, el mundo, las caras de la gente, los objetos.

Todavían quedan muchas cosas por investigar y descubrir de nuestro mundo. Hará falta audacia y la comprensión de que lo nuevo y distinto lo es, precisamente, porque no se referencia con nada que se haya conocido antes, y al mismo tiempo de la manera más armónica con todas las cosas que se han conocido antes.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *